Juan García Chaparro recibe el Escudo de Oro de Rincón de la Victoria

juangarciachaparroJuan García Chaparro llegó con 23 años a Rincón de la Victoria por motivos de trabajo y desde el primer momento se sintió cómodo, bien acogido y por ello convenció a su mujer para instalar su residencia definitiva y formar su familia en este municipio de la Costa del Sol que linda al este de la capital malagueña. Desde el inicio se implicó en la vida cultural y social en beneficio del municipio y por ello el Ayuntamiento le ha concedido el Escudo de Oro.

“Recuerdo cuando llegué en el 69 porque había aprobado las oposiciones para trabajar en el banco. Me alojaba en la pensión El Castillo y venía de Barcelona donde tenía que coger metro y autobús para ir a trabajar, aquí todo estaba cerca, hacia buen tiempo y me llevaba bien con todo el mundo”.

Su entonces jefe de la sucursal bancaria era el alcalde de Rincón y lo implicó en la organización de diversas actividades que se comenzaban a desarrollar: deportivas, culturales, tradición y costumbres. Juan se encargó de organizar las primeras ferias, el primer encuentro de verdiales, el primer stand en FITUR.

“Desconocía lo que era aquello, sentí que no estaba preparado, pero me lo encargaron y lo hice lo mejor que pude”, explica Juan y alude a todos los que siempre le han ayudado de una forma u otra para que las distintas iniciativas salieran adelante.

Fundador de la peña flamenca El Piyayo
Juan siempre ha sido un amante del flamenco. Disfruta escuchándolo, viéndolo, estudiándolo, participando en eventos y el gusto por este arte le llevó a fundar junto a otros amigos en el año 1985 la peña flamenca El Piyayo. “El concejal de cultura, José Luis Gutiérrez, nos cedió un local y desde entonces ha sido mi único hobby, más que eso, es un sentimiento”.

Ha dedicado mucho tiempo a la peña, a los certámenes, a formar parte de este mundo al que se siente tan ligado, incluso ahora que ya ha cesado su actividad como presidente sigue disfrutando cuando va por las tardes a reunirse con sus amigos, o cuando lo invitan a presentar certámenes, o cuando aprovecha las nuevas tecnologías para estar al día de los últimos ritmos y compases.

Este mismo año recibía un reconocimiento en la peña por su dedicación, siempre desinteresada y ese mismo día el concejal de Cultura le anunció que lo propondría para que el Pleno aprobara la concesión del Escudo de Oro de Rincón de la Victoria. “Fue todo un halago para mi, al igual que cuando fui pregonero de la Feria hace un par de años y pude expresar mis sentimientos más íntimos hacia este pueblo donde han nacido mis tres hijos y mis tres nietas”.

Siempre dispuesto
“Los artistas nunca nos jubilamos”, bromea y explica que a sus casi 68 años, Juan García Chaparro sigue dispuesto a ayudar en todo lo que su cuerpo le permita en beneficio no solo de la peña sino también de su pueblo. Siempre disponible y de manera desinteresada es el espíritu de este rinconero de corazón que entiende el municipio como uno solo y no comparte el problema de “localismos” que a veces surge entre los cuatro núcleos de población.

“Salvo excepciones como la Feria de la Tapa o el Día del Boquerón, en Rincón se diluye la información y lo que se hace en Benagalbón no se sabe en La Cala por ejemplo, eso es algo en detrimento del municipio a pesar de que se ha dado un paso gigantesco porque todos los concejales han apoyado la cultura y han sumado sus aportaciones”, afirma García Chaparro.

Es consciente de que en los tiempos que corren es complicado hacer todo lo que se quisiera para las asociaciones y las actividades de ocio y cultura, como por ejemplo la construcción de un teatro. “Es un proyecto ambicioso pero no solo para levantar el edificio sino para después llenar las butacas. En ese sentido se podría aprovechar más el Centro de Folclore de Benagalbón”, asiente Juan.

Juan García Chaparro es una persona querida en Rincón de la Victoria porque ha hecho mucho por el bien del municipio, porque lo siente cuando habla de él y cuando cuenta las anécdotas vividas y porque es de los que siempre está disponible para echar una mano. Por todo ello, recibía el pasado 5 de diciembre en el Pleno solemne, el Escudo de Oro, en reconocimiento a su trayectoria para y con el pueblo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.