IV Noche de Lectura en el IES Ben al Jatib

El IES Ben al Jatib celebra la IV Noche de Lectura el próximo 25 de mayo a partir de las 20.00 horas en el patio de los mosaicos. A la cita están invitados todos los miembros de la comunidad escolar, así como todos los rinconeros que se sientan atraídos por los libros, la escritura o en definitiva el mundo de las letras. Pero la música también estará para amenizar y no solo se podrá escuchar el castellano.

Se trata del cuarto año en el que el AMPA y el Departamento de Lengua y Literatura del centro organizan la actividad, que cada vez cuenta con más participantes y asistentes. Sirve de encuentro entre alumnos, profesores y padres y en los últimos años se viene cerrando la velada con una copa, de manera que el plan es redondo para la noche del viernes.

El número de lecturas ha ido en aumento, así como la introducción de textos en inglés y francés, idiomas que se imparten en el centro y que en ocasiones son las lenguas maternas de algunos de los escolares de este centro que se encuentra en El Cantal, en la calle Sorolla.

“El objetivo es crear un buen ambiente e incentivar el hábito de lectura y escritura entre el alumnado”, aseguran desde la organización. La idea, cuentan, que llegó de Benagalbón, del CEIP Ntra. Sra de La Candelaria, donde se realiza La noche de los cuentos dentro de la semana cultural. Un padre en común, muy aficionado a la lectura, la propuso y desde entonces llegó al IES Ben al Jatib para quedarse.

Hablamos con el jefe del departamento, Arturo Gálvez, con más de 30 años en la enseñanza y escritor. Y también con algunas de las madres (MªCarmen Cañizares, Rosa Rando y Lola Lucena) y padres (José María) que coordinan la actividad. La conversación no se queda solo en la cita del 25, que ya le tenemos anotada en agenda, sino que pasamos a valorar los hábitos de lectura, los problemas en la expresión escrita y oral que conlleva la falta de lectura y las nuevas fórmulas.

¿Cómo se lo toman los alumnos?
MªCarmen: Cada vez son más partícipes. Este año en la mesa quien dirige es un alumno que ya ha participado previamente en otras ediciones. Intentamos también desde el AMPA, que las familias traigan a sus hijos o si intervine alumnos, los acompañan sus padres.

Arturo: La asignatura pendiente es que los alumnos vengan de de motus propio. Los profesores tenemos que motivar a aquellos que escriben y leen sus creaciones. Tienes que empujarlos un poco y no se llena de alumnos. ¡Ojalá!  Un adolescente escucha un viernes tarde con padres y profesores y se echa para atrás. Lo contrario sería para que saliera en el telediario.

¿De qué forma se intenta enganchar a los adolescentes como lectores?

Arturo: El centro está inmerso en un plan educativo de fomento dela lectura. Trabajamos a varios niveles: en la biblioteca, en el departamento de lengua y literatura y en el de inglés y francés. El resto del profesorado se comprometió al fomento de la lectura ya que eso lleva a una mejor comprensión de texto que es donde los chavales más fallan. Cogen un texto y no se enteran. Nosotros en lengua tenemos fijo una hora semanal en los tres primeros curos de la ESO. Hacemos un calendario, elegimos una hora y reservamos biblioteca. También este año, Dunia, la profesora encargada de la biblioteca, ha organizado un concurso de microrrelatos, a partir de una serie de fotos que tratan temas actuales como la violencia de género, la inmigración,

¿Ves peligrar la lectura en los últimos años especialmente?

Arturo: Llevo 30 años metido en esto y he visto cambiar los sistemas educativos. Empecé con el BUP y el nivel de lectura, la comprensión y la frecuencia era mayor respecto ahora. Antes mandábamos sistemáticamente leer La Celestina, El Quijote (1000 paginas) y una obra de Galdós. No lo leían casi todos, y lo entendían, y sino pues miraban el diccionario… Ahora mandamos una edición de cuentos del Quijote pequeña y aun así los hay que no están de acuerdo. Los clásicos han desaparecido y se pasa a leer solo literatura etiquetada como juvenil.

Ellos tienen que empezar enganchándose. Para eso, en el primer ciclo deben leer cosa de su propio ámbito vital, donde los protagonistas sean de su edad, aventuras, hablen como ellos… Si les pones otros registros desconectan. El problema está en que de la misma manera que ha habido un proceso a la baja, en cuanto  a la madurez general y lingüística, igual ha pasado con la lectura. ¿Cuándo aprenden otro vocabulario? ¿Cuándo enriquecen el conocimiento de su propia realidad? Es una lucha que tenemos.

La falta de lectura afecta a la expresión oral también.

Arturo: Es evidente la relación que hay entre la lectura y la expresión. En las clases de Lengua y Literatura están más volcadas a lo escrito, pero al margen hay iniciativas como el debate escolar, que va muy bien y está muy de moda. Aquí lo lleva el departamento de Filosofía con Paco Espadas desde hace al menos 5 años.  Se trabaja la argumentación, la búsqueda de información…Hay liga interna y también entre centros. Es otra forma de trabajar la lectura y la expresión.

¿Hay que reformular métodos?

Arturo: Leer leen pero no lo que leemos nosotros ni lo que leíamos. Tenemos que adaptarnos. Por ejemplo en primero de Bachillerato ahora se manda una edición de una selección de cuentos de El Quijote. En la biblioteca tenemos ejemplares, pero otra posibilidad, es ver en qué capítulos están, y buscarlo en Internet.  Yo cuelgo los texto en la plataforma; los clásicos que no están sujetos a copyright. No recomiendo que lo lean en la pantalla del ordenador o del móvil pero por tal de que lean les facilito la tarea.

¿Qué hacéis como madres y padres?

Lola: Yo compro libros, intento hacerlo de cosas que les pueda interesar, novedosas, youtubers…y al final termino leyéndolo yo.  Pregunto a la bibliotecaria por algo que le interese, pero nada, no apartan la vista de internet, tutoriales, juegos…Así también aprenden, pero de otra forma.

Mªcarmen: Yo que tengo una gran familia, con 8 hijos y en la casa leemos desde y hemos trabajado con ellos desde pequeños con libros del Barco Vapor… Veo que entre mis hijos tengo los que les encanta y siempre tiene en su mesita un libro y los que no les gusta nada. Sí que ayudó mucho con una de mis hijas, la asignatura de lengua en la que si te leías 4 libros en una evaluación era un punto más, en ese tiempo devoraba los libros. Lo hizo durante dos años. Los primeros años de la ESO son para enganchar.

Rosa: Yo leo, pero mi hija cuando se lo comento, me dice que no le gusta y que no le pregunte.  Es un cambio de generación y también hay que comprenderles.

José María: Yo lo cultivo con el ejemplo. Lo poco que lee no sé si es porque se fijará o por voluntad propia. Yo estoy en un club lectura, tengo mi libro en la mesita noche, y me gusta leer con papel y boli, anotar e investigar. Como AMPA nos gustaría abordar el desarrollo de la expresión escrita y oral. Y reconocer a los profesores y escritores que hay en el centro, comprando algunos de sus ejemplares para la biblioteca.

Arturo: Como padre también, diré que El problema que tenemos con los adolescentes, es que antes la manera que teníamos de conocer el mundo era a través de los libros, como no podíamos viajar ni había eso del “low cost”… pero nuestros hijos tienen el mundo en un bolsillo. ¿Qué ha pasado con las enciclopedias? ¿Quién consulta un diccionario? El choque generacional es muy grande con los hijos. Lo leen todo en el pc o el móvil y eso es un mundo privado, de forma que no lo puedes controlar. Leen un montón pero no sabes sobre qué.  Lo que tienen que saber es cómo moverse para buscar información útil.

 

Compartir
Victoria Contreras
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.