¿Igualdad de género para los escritores?

El diván del cultureta

Esta mañana ha llegado hasta mí una noticia que, sinceramente, me ha impactado de una manera muy grata: en el 2014 los libros más vendidos en España (sin contar las traducciones) fueron escritas por Julia Navarro (Dispara, yo ya estoy muerto), Almudena Grandes (Las tres bodas de Manolita), Isabel Allende (El juego de Ripper) y Dolores Redondo (Ofrenda a la tormenta). Cuatro mujeres. El primer año que sucede, pues en 2013 ya se cuelan algunos autores, y más aún si vamos hacia atrás.

Esto, sin duda, supone un gran avance, como se diría, para la humanidad. Ya no solo porque más mujeres tengan la oportunidad de sacar su libro al mercado, sino porque la gente apuesta por ellas. Esto es un ejemplo claro de que la igualdad se va haciendo cada vez más latente en nuestra sociedad. Aún así todavía puede quedar algún lazo atado al pasado que nos une la palabra escritora con el género… ¿Sabéis cuál? Sí, romántico. Todavía muchos hombres (y algunas mujeres) piensan que las autoras solamente saben defenderse en territorio romántico, con novelas tiernas y cariñosas (o no tan cariñosas, como el fenómeno Grey). En la actualidad podemos encontrar autores de los dos sexos en cualquier género novelístico… Incluso en ese que se pensaba que era escrita por hombres y para hombres: la novela negra. A excepción de Agatha Christie y alguna autora más, este género ha sido desconocido hasta hace no mucho por las escritoras. Pero ahora se lanzan, y por lo que parece también engancha a las lectoras, pues el número de lectores femeninos de este género también ha aumentado. Si es que no tenemos gustos tan distintos…

¿Empatía? También esto puede haber ayudado a que las lectoras empiecen a leer géneros que, igual, de otra forma no hubieran degustado antes. Ven que están escritos por mujeres como ellas y se lanzan.

Y siguiendo con el periódico donde he encontrado esto, paso a un lateral de la misma página, donde hay una noticia que va por el mismo camino y me llama mucho la atención. ¿Sobre qué trata? Sobre el género romántico y los lectores hombres.

No, no se asusten. Igual esto lo está leyendo algún retrógrado (y perdón por la expresión) que se lanza a gritar un “¡maricones!” por mencionar que los hombres leen este género. Pues sí. Y cada vez más. Por ello, en Estados Unidos, algunas editoriales han comenzado a sacar ediciones con portadas menos rocambolescas (no la típica de pirata sin camiseta, con melena larga, abrazando por detrás con el brazo izquierdo a una rubia mientras con el derecho maneja el timón para procurar no matarse), para que así los hombres puedan leer novelas de este género, sin que se sepa, en lugares públicos. Yo en esto discrepo un poco. ¿De verdad debemos sentirnos avergonzados por nuestros gustos? Aunque también quiero hacer un comunicado a esos diseñadores de portada que he definido antes: basta ya, por favor. Estamos saturados.

A los hombres nos gustan las historias bonitas, no solo las de guerra con mucha sangre que salpica. Somos románticos. Nos gusta querer, sentirnos queridos y ver (o leer) cómo otros se quieren.

Pero… ¿y los autores de novela romántica? Sí, también hombres. Aquí sucede lo mismo que he mencionado anteriormente con el desplazamiento de las autoras durante la historia. En la actualidad se sigue viendo raro que hombres escriban novelas románticas, y sobre todo si una mujer es protagonista. “Yo no me fío de este tío…”, puede llegar a pensar alguna lectora. También, permitidme que lo diga, es ridículo. Mucho. Pero esto puede llegar a tal punto que muchas escritoras de novela romántica son, realmente, hombres bajo un seudónimo para tener una mejor aceptación y mayores ventas en el mercado.

Porque, aunque en alguanas cosas vayamos de progres, todavía hay mucho que mejorar…

Compartir
Carlos Mesa Espinosa

Actor que escribe. Escritor que actúa. Cabeza y corazón de Verecundo
Producciones. Junta palabras para subirlas al escenario. Culo inquieto
que cuenta cuentos y, de vez en cuando, escribe algún artículo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here