Historias de tarot de relaciones en la red: quimeras absurdas.

tarotmarsellaLa realidad supera la ficción, hoy aprovechando que mercurio está retrogrado y es el momento de utilizar en prefijo “re” hasta reventar…pues nada, vamos a rememorar unas anécdotas curiosas, que acabo de recordar.

La primera es una chica que me pregunta insistentemente por un tal Jason, ¿Qué siente?, ¿Qué quiere? ¿Qué piensa?…!vamos!, que le radiografíe la relación, con lo fácil y barato que resulta preguntar directamente.

Publicidad

Las tiradas comenzaban con la luna, mal empezamos, me decía yo. Yo veía una luna, que para mí partía de una situación engañosa, irreal, donde la persona se engañaba o le mentían descaradamente.

Le había montado una película que estaba en los EEUU ayudando a su familia a hacer la trashumancia de cientos de cabezas de ganado, y claro en esas áridas tierras desérticas, no disponía de posibilidad de comunicarse con ella. Original que era el chico: una peli de vaqueros.

Ella sentía que la necesitaba, que quería mandarle mensajes y que la echaba de menos…proyectaba sus propias necesidades en él.

Pasado un tiempo prudencial para que este hombre se hubiese recorrido todo el desierto de Chihuahua, Texas y gran parte de Arizona, incluso un bañito relajante en el río Pecos, me volvió a llamar, pero la película es otra: ahora quiere saber si Jason y un tal Ambrose eran la misma persona.

Yo flipando, y sin cortarme un pelo le digo vaya nombrecito tiene el chaval…

– Es un nick, me responde ella siempre tan correcta y educada.

Me sale que sí… entonces se deja de tanta máscara y pregunta criptica y comenzamos a hablar sin tapujos, lo cual es perfecto, porque cuanto más preciso y directo seas, más concreto te responderá el tarot, entre otras cosas porque él dirá, pa chulo tú, chulo yo…que soy un código. (bromita mañanera)

Resulta que estos dos tipos, los había conocido en un chat en 3D llamado “second live”, te creas un atavar, con carita, casa, coche, personalidad y te montas una segunda vida donde dejas volar la imaginación.

Tuvo un romance de atavares con el tal Jason donde se daban la mano virtual, besos de bits, y bailaban entre pixels…había un romance que no trascendería del ámbito virtual.

Incluso su ciber novio y ella tenían vida social, el tal Ambrose y su esposa…vete tú a saber quién habría detrás del laptop.

Ella al verse engañada por estos dos personajes de videojuego barato, me dice incluso que va a contratar un detective y demostrarles a esos que sabía que la estaban mintiendo. Ahí entro mí parte práctica, y le dije, déjate de orgullos heridos, de tirar más de 2.000 euros en demostraciones absurdas y limítate a desaparecer del chat, sal al mundo, conoce personas reales, toca pieles, no teclados, mira a los ojos no a un monitor: vive y deja de esconderte detrás de un personaje de ficción. Y en cuanto al dinero, dáselo a alguna organización que ayude a tanto niño que está pasando verdadera necesidad.
Amor en Facebook

La segunda historia es de una señora de unos 63 años, pero de
muy buen ver como ella misma se califica. Resulta que a través de Facebook un chico de 23 años, le pidió amistad y de ahí se fue enamorando y ahora son novios.

¡Ay! Que grima me dio, pensar que mi hijo Guille se buscara una novia de la edad de su abuela…

Ni que decir tiene que el chico es un modelazo, alto delgado, y una piel bronceada que delata sus orígenes tunecinos.

Verse no se pueden ver dado que ambos pasan por una gravosa situación económica, y él incluso para venirse a vivir con ella tendría algún que otro problema de tipo legal…le salió choricillo el chaval.

Imagínate si hay amor y deseo en esta relación, que pese a que no se entienden más que a través del traductor del Facebook, percibe su amor y su interés. Ella no ha aceptado verlo por la webcam, no es de esas frescas que muestran sus carnes prietas despertando deseos libidinosos y manteniendo un tipo de sexo inmoral.

Su última preocupación es que una amiga de ella lo ha agregado a su lista de amigos y ella sospecha que quiere quitárselo, porque es un poco pendón desorejado y le tiene envidia.
“En el muelle de San Blas”

El tercer incauto, es un señor bancario, tan de moda como están ahora con tanta black cards. Él vive en un mundo de resignación y anestesiado, escondido en su despacho huyendo de la compañía de su cónyuge.

Se evade en chats, donde se siente libre, y sin engañar a nadie ni más pretensión, que pasar un rato agradable conoce a una chica que es un alto cargo del ejército español en Afganistán, comandante, para ser más preciso. Ella está acostumbrada a tratar con gente “gorda”… ¿gorda porque? ¿Es dietista? le pregunte yo con sorna….

-No, me dice, me refiero presidentes, altos cargos, mandatarios militares de alto standing…

Vamos una Rambo a lo James Bond en Saint Troppez.

Hicieron planes, se prometieron amor, morían de deseo…y la realidad le hizo despertar el día que él esperaba su regreso a España y ella no apareció.

La escena me recuerda a la canción de Maná “El muelle de San Blas”

¿Se puede elevar el nivel? Sí, tengo una señora que mantiene relaciones sexuales y amorosas, con su cuerpo astral, con un señor de Soria.(La provincia la he añadido yo porque sonaba bien…)

Amenazo con continuar…

Cristina Marley trata asuntos del tarot, la astrología y la numerología, entre otros, reside en Rincón de la Victoria y lleva estudiando las ciencias esotéricas durante mucho tiempo. Es colaboradora de otras publicaciones y programas de radio. Si quieres contactar con ella, puedeshacerloenelmailcristinamarley27@gmail.com, en el número de teléfono 667 75 74 25 o buscarla en Facebook y Twitter (@CristinaMarley). No olvides llamarme si quieres ordenar la estantería de tu vida…consultas telefónica, skype y por mail.

Publicidad
Victoria Contreras
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.