Estrenos: Interstellar

interstellar

interstellarLas tormentas de polvo están devastando poco a poco el mundo. Ya apenas se puede plantar algo comestible a excepción de maíz. Cooper, antiguo piloto, llegará gracias a unas coordenadas a un escondite de la NASA. Será elegido para realizar una misión y un viaje imposible: hallar un planeta que pueda ser habitable para abandonar la tierra.

Reparto
Matthew McConaughey es Cooper
Anne Hathaway es Amelia
Wes Bentley es Doyle
Michael Caine es Brand
Jessica Chastain es Murph
Matt Damon es Mann
John Lithgow es Donald
Casey Affleck es Tom

Publicidad

Dirección
Christopher Nolan (Memento)

Impresiones
No entres dócilmente en esa noche quieta.
La vejez debería delirar y arder cuando se cierra el día;
Rabia, rabia, contra la agonía de la luz.

Aunque los sabios al morir entiendan que la tiniebla es justa,
porque sus palabras no ensartaron relámpagos
no entran dócilmente en esa noche quieta.

Los buenos, que tras la última quietud lloran por ese brillo
con sus actos frágiles pudieron danzar en una bahía verde
rabian, rabian contra la agonía de la luz.

Los locos que atraparon y cantaron al sol en su carrera
y aprenden, ya muy tarde, que llenaron de pena su camino
no entran dócilmente en esa noche quieta.

Los solemnes, cercanos a la muerte, que ven con mirada deslumbrante
cuánto los ojos ciegos pudieron alegrarse y arder como meteoros
rabian, rabian contra la agonía de la luz.

Y tú mi padre, allí, en tu triste apogeo
maldice, bendice, que yo ahora imploro con la vehemencia de tus lágrimas.
No entres dócilmente en esa noche quieta.
Rabia, rabia contra la agonía de la luz.

Éste poema de Dylan Thomas es recitado por el personaje de Michael Caine justo en el momento del viaje hacia el espacio interestelar. El mensaje es importante y tiene mucho que ver con lo que Christopher Nolan nos ha querido mostrar con ésta película. Escrita junto a su hermano Jonathan y basado en una historia de Kip Thorne. Para meternos en faena, Thorne, es un físico, maestro en el campo gravitacional y la astrofísica. Sin su ayuda, no habría sido posible realizar Interstellar ya que es un campo que le vendría grande casi a cualquiera. Hay mucho vocablo matemático en el metraje y mucho peso en la ciencia, difícil de entender no solo para el espectador si no para muchos estudiosos de la materia también. Sabiendo esto, lo más lógico es dejarse llevar y no centrarse mucho en las recónditas teorías del espacio tiempo y la relatividad, donde una hora en el espacio puede suponer siete años en la tierra.

Interstellar, aunque pueda parecer compleja, sigue los cánones estructurales de los últimos trabajos de Christopher Nolan. Esto juega en su contra, como ya ocurrió en la última entrega que suponía el cierre de la trilogia del caballero oscuro. No falta su inicio familiar (tarda en enganchar), ni su discurso premonitorio en forma de promesa que nos vislumbra de forma previsible en final. En The Dark Knight Rises, el personaje de Michael Caine le da a entender a Christian Bale que como mejor estaría sería viéndolo tranquilamente con una familia, viviendo en paz y disfrutando de una buena tarde en un restaurante italiano. De la misma forma, nos encontramos algo similar en Interstellar cuando McConaughey promete a su pequeña ciertas cosas antes de su viaje. Mientras transcurren sus palabras, el espectador aficionado a Nolan descubre fácilmente su final. De igual modo, no falla el discurso moralista de Michael Caine, actor fetiche del director, aunque en ésta película su rol pueda variar con respecto a sus anteriores trabajos.

Personalmente, soy un fanático del género de la ciencia ficción, por lo que esperaba con muchas ganas ésta película y más aún viniendo de la mano de Nolan, que nos regaló una cinta de éste género muy redonda. Me refiero a Origen (Inception), así que las ganas eran mayores. De hecho, las primeras críticas y puntuaciones han elevado Interstellar hasta el punto casi de obra maestra. Pero ¿es así? Definitivamente no. Siendo una película muy buena, comete ciertos errores y guiños no intencionados (o tal vez sí) a otras películas del género, donde destacamos la mayor obra maestra, 2001 Odisea en el Espacio del maestro Stanley Kubrick. Suponemos que su resolución ha querido ser bajo el respeto de la obra, pero viniendo de quien viene, me atrevo a decir que la originalidad ha quedado bastante pobre y sosa en cierto aspecto. Encontramos «monolitos rodantes» que quedan bastante bien como aspecto curioso, pero el mayor aspecto lo hallamos en el final, algo que puede sonar rebuscado, para otros plagio, pero que sin lugar a dudas es un momento espectacular y que vuelve a reflotar el film.

Y es que si peca de algo la película es de relleno. Aunque mantiene muy buenos momentos y algunas escenas espectaculares (a remarcar el momento del acoplamiento, entre otras) la película se hace larga. Efectivamente es extensa, tiene una duración de casi tres horas, pero por regla general, cuando una película mantiene en vilo al espectador, se suele pasar rápido, de forma amena. Pero Interstellar es larga por su lentitud en entrar en acción. No va al grano, da demasiadas vueltas y nos da la impresión de que el intento ha sido simplemente el de hacer su película más larga, pero más no es muestra de calidad.

No obstante, las lecturas entre lineas cuando hablan sobre «ellos», y una presencia que no vemos en ningún momento pero que se intuye por su final, donde son tratados como «jefes» en una linea pentadimensional (¡que locura!), pueden volver loco a cualquiera. Aquí es cuando la película deja de tomarse un poco en serio, aunque a los fans del género no les importará de seguro. Pero el mayor problema de ésta película se encuentra en la explicación. Christopher Nolan pretende explicarnos como si fuéramos lelos cada detalle. En cintas como 2001 no pasaba eso, todo se prestaba a la explicación mediante imágenes y no con respuestas, dando detalles como ocurre patosamente en Interstellar.

Al menos tenemos a Jessica Chastain. Ahí acierta Nolan, quien siempre ha destacado negativamente por no elegir bien el reparto femenino. Y aunque es solo una secundaria, brilla en todo momento. No se puede decir lo mismo de Wes Bentley, estático en todo momento, y sobre todo el fatídico Topher Grace, un actorcillo sin fortuna que no trabaja bien en ninguna película y que aquí, aunque casi de extra, rompe el encanto de la película. El resto de caras conocidas hace bien su trabajo, aunque la entrada de Matt Damon, para los más agudos, nos muestra un acto muy previsible en la historia. Y ese es otro de los puntos negativos de la obra, aunque ya lo hemos destacado más arriba, su previsibilidad.

Seguro que a los fans de la ciencia ficción no os ha sorprendido la explicación del agujero negro en la película. Es algo que ya habíamos visto y explicado de la misma forma. Ocurre en Horizonte Final (Event Horizon) en la que el personaje de Sam Neill explica la ruta más lógica para viajar por el espacio-tiempo a través del agujero de gusano. Aun así, Interstellar es muy interesante. La idea de un agujero negro que lleva a otra galaxia sin explorar es algo muy acertado, que gusta. Por otra parte, la banda sonora de Hans Zimmer no es tan robótica como ultima en sus trabajos más recientes y goza de algunos momentos francamente buenos que nos recuerdan a algunas de sus primeras composiciones. En resumidas, ésta película de Christopher Nolan es buena y gusta, pero queda lejos de títulos como Inception, Dark Knight o sobre todo, su mejor trabajo, Memento. Interstellar no defrauda, aunque puede decepcionar. Nolan peca por su estructura, a la que él cree destinado a sellar como cineasta, pero, ¿es el mejor camino? De momento no lo parece porque queda lejos de su mejor versión. Aun así, lo dicho, una cinta muy entretenida, poco original, pero dispuesta a reventar la taquilla. Por una parte, siento «Rabia, rabia» como diría el personaje de Michael Caine. Pero por otra, salgo del cine satisfecho por haber visto una buena mano de obra, como era de esperar, y una actuación por parte de Matthew McConaughey totalmente brillante.

Dante Martín. Granadino-Malagueño, ejerzo mi pasión por el séptimo arte desde la infancia. En 2008 comencé con un blog dedicado al cine en todo su esplendor hasta reconvertirlo en página web, dedicando secciones exclusivas a críticas, libros de cine, bandas sonoras, series, etc. Director y redactor de la revista digital Cine y Bso: www.cinebso.net

Publicidad
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.