Estrenos: Cuando todo está perdido

cuandotodoestaperdidoJ.C Chandor, director de la interesante y acertada Margin Call dirige a Robert Redford en una historia que aunque parezca de guión sencillo, tiene un gran trabajo de complejidad en su interpretación ya que actúa completamente en solitario, sin apenas musitar una sola palabra, como si nos encontráramos en una cinta muda, pero con el añadido de que el riesgo a su edad (77 años cuando la rodó) es aún superior si contemplamos algunas escenas del film.

 

Redford ha sido nominado a numerosos premios por su trabajo y no es para menos, no solo domina la pantalla sino que actúa de una forma tan convincente, que el propio espectador lo pasará mal junto a él. He de decir que es la primera vez que veo al actor de semejante guisa y probablemente sea su edad la que haga que valore estos aspectos aun más. En su interpretación nos encontramos con un hombre que sabe lo que hace, que entiende su velero a la perfección, pero que tras el primer “susto”, la cadena de sucesos será mayor hasta verse obligado a ceder ante las fuerzas del mar.

El Virginia Jean, su velero, acabará por ser un personaje secundario en ésta historia para ser olvidado completamente. Redford sube al mástil, salta del barco en plena tormenta, vuelve a entrar, vuelve a saltar, es capaz de todo hasta que sus únicos utensilios se convierten en un mapa y un telescopio náutico para simplemente saber cual es su paradero ya que no puede navegar.

En resumidas, nos encontramos ante un film de esos en los que un solo personaje lleva a cuestas todo el metraje. Una película marítima que nos recordará en esencia a otras cintas como La tormenta perfecta o más recientemente Kon-Tiki y La Vida de Pi, aunque la carga de realismo y la fuerza del personaje de Redford en solitario es en cierto modo insuperable. Si bien es cierto que se le podría achacar el hecho de qué hace un hombre solo ante tal magnitud de viaje, pero se deduce de su preparación en todo momento.

Llegados a éste punto, hay que hacer mención a la banda sonora de Alexander Ebert quien logra una composición demoledora y hace uso de un tema principal que se repite en diversos momentos, ofreciendo con gran aliento una soledad absoluta al personaje, allí, en mitad del océano. En resumidas, el director ha sabido darle el toque necesario para respirar en todo momento agobio y sobretodo soledad, la cual va ligada en todo momento al protagonista, quien solo se queja en alto en un par de ocasiones pues sabe que nadie lo va a oír. Sí, Redford está de Oscar.

Dante Martín. Nacido en Granada y criado en Málaga, ejerzo mi pasión por el séptimo arte desde la infancia. En 2008 comencé mi andadura con un blog dedicado al cine en todo su esplendor hasta reconvertirlo en página web, donde se dedian secciones exclusivas a críticas, libros de cine, bandas sonoras, series, etc. Director y redactor de la revista digital de cine CyB Cine y Bso: ww

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.