Ensalada de cous-cous para cumplir los propósitos de año nuevo

ensaldacouscousEl título de esta receta es una farsa. Con ensalada de cous-cous o sin ella no vas a cumplir tus propósitos de año nuevo. Lo sabes. Lo sé. No hace falta que nos engañemos.

El problema está en que no eres realista, haces listas ambiciosas y muy pretenciosas.
– «Voy a perder no sé cuantos kilos». ¿En serio? ¿Cómo? ¿Con la dieta de la alcachofa o la del cucurucho?
– «Voy a dejar de fumar». Tus negruzcos pulmones y hasta tu cartera lo agradecerían pero llevas muchos años proponiéndote lo mismo y nunca duras más allá de una semana.
– «Voy a estudiar todos los días para que no me pille el toro en los exámenes». Esta sí que es buena.

Publicidad

Podría darte muchos otros ejemplos pero no puedo ayudarte a cumplir un propósito que ni yo misma cumplí en mis cinco años de carrera, ni ayudarte a dejar un vicio estúpido y caro como es el tabaco. Lo que sí que puedo hacer es aconsejarte sobre esa pérdida de kilos.

Ponerse metas subrealistas no tiene ningún sentido, más allá que el de rellenar una lista que si te da por leer en diciembre no hará más que frustrarte al comprobar que no has cumplido nada de ella. Yo te aconsejaría hacer propósitos más viables. No te propongas perder una cantidad determinada de kilos para querer conseguirlo rápido y con el menor esfuerzo posible. Proponte comer sano, evitar caer en la tentación de bollerías y grasas, salvo en contadas ocasiones, y lo de perder peso vendrá de la mano, más aún si lo combinas con un poco de ejercicio.

Comer sano, que se te meta en la cabeza, no es limitarte a carnes y pescados a la plancha acompañados de una insulsa lechuga aliñada sin gracia. Si te alimentas así, a la semana te mueres del asco, te desesperas y vuelves a tus nocivas andadas.

No te voy a hablar de lo de beber dos litros de agua, hacer cinco comidas diarias, no olvidar las piezas de fruta… Todo eso lo sabes. Hoy me voy a limitar a traerte una receta muy rica y saludable para demostrarte que comer bien no tiene por qué ser aburrido. Sin embargo, te aconsejo que tampoco te vuelvas muy extremista y te prives de algún capricho de cuando en cuando, solo que lo hagas con moderación. Te lo digo porque tengo pendiente traerte ciertas recetas deliciosas, de esas que uno tiene que leer con el babero puesto por no manchar el teclado, que no son precisamente lights pero que merece la pena comerlas aunque luego haya que compensarlo portándose “muy bien” con lo que uno come en días posteriores.

A estas alturas ya debes conocerme. Siempre que te pongo a dieta es porque se aventuran recetas golosas. Hice lo mismo cuando te traje la receta de lomo de atún con salsa de pimientos del piquillo.

Hoy, como el título indica, te traigo una ensalada de cous-cous. Puede que te recuerde al tabulé, una ensalada de origen libanés que se hace con cous-cous o trigo bulgur, algunas verduras como pepino y tomate, hierbas aromáticas y pasas. Se podría decir que esta receta es mi particular reinvención del clásico tabulé o, simplemente, la ensalada de cous-cous más rica que se me ha ocurrido idear.

Los ingredientes que necesitas para cuatro personas son 250 gr. de cous-cous, 1 tomate grande o 2 pequeños, ½ cebolla, 2 pimientos verdes, aceitunas negras, pasas y queso blanco en salmuera. Y un aliño de limón, vinagre de manzana y aceite de oliva.

Para la elaboración tienes que seguir las indicaciones que te vendrán en la caja de cous- cous. Generalmente, tienes que calentar la misma cantidad de agua que de cous-cous (yo le añado, además, un poco de sal y pimienta y un chorrito de aceite de oliva a esa agua) para así hidratar el cous-cous. Hay que irle dando vueltas hasta que haya absorbido todo el agua. Mientras se va enfriando el cous-cous, puedes cortar las verduras, las aceitunas y las pasas en trocitos muy pequeños. De aceitunas negras, pasas y queso no te pongo cantidad porque son ingredientes que te aconsejo echar al gusto. El sabor dulce de las pasas combina muy bien y le da un toque muy particular a la ensalada. Y el queso que yo utilizo es uno que compro cortado en cuadrados y en salmuera pero puedes cambiarlo por alguno similar o queso feta, se me ocurre.

Cuando tengas todos los ingredientes cortados en trozos muy pequeños, agrega el cous-cous y aliña con limón, vinagre de manzana y aceite al gusto. No te pases con el aliño. No es una ensalada de lechuga a la que le pegue un aliño fuerte. Un par de cucharadas de cada ingrediente puede ser una buena cantidad. Aunque lo dejo a tu gusto.

Espero haberte dado una buena idea para comer en estos días y compensar los excesos de las navidades que todos aún andamos arrastrando. Además, no solo es una receta sana y rica sino que es de esas tan fáciles y rápidas que son perfectas para un día que tienes prisa, o para estudiantes “emancipados” cuando se les acaba el cargamento de tupperwares de sus madres, para gente poco cocinilla que quiere empezar a serlo, etc.

¡Pruébala!

Eva María Torres de los Santos. Soy sevillana, natural de un pueblo de marismas por cuyas arterias corre jugo de tomate, conocido como Los Palacios y Villafranca. Nací hace veintiséis años, una tarde lluviosa de junio en la que casi mando al otro barrio a mi madre. A modo de compensación, en cuanto alcancé la altura suficiente para llegar a la encimera y a la vitrocerámica, empecé a ayudarla a cocinar y así surgió una de mis grandes pasiones. Mis otras aficiones, llámenlas inquietudes o gusanillo que si no alimentamos a conciencia nos acaba consumiendo como una solitaria, me han llevado a Licenciarme en Historia y hacer un Máster de Escritura Creativa.
Puedes leerme en http://evadeteescrituracreativa.blogspot.com.es/

 

Publicidad
Victoria Contreras
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.