Elegir un MBA en Málaga

En la actualidad los cambios constantes y la incertidumbre son una característica común en el mercado. Así, tanto si se busca destacar en el mundo laboral como, tener éxito con un negocio propio, conviene adquirir las herramientas necesarias  para afrontar tales retos.

En este sentido, los MBA, (Master in Business Administration) destacan como la mejor opción y un claro ejemplo de ello es el Master MBA de la Cámara de Málaga. Están dirigidos a todo tipo de profesionales, desde licenciados en administración hasta médicos e ingenieros, por mencionar algunas titulaciones.

En general, se trata de una formación integral de gran relevancia para los empleadores. Esta es una de las razones de que sean los programas de maestría más solicitados. Además, algunos estudios sostienen que existe una relación directa entre ascensos y sueldos más elevados y quienes poseen un MBA.

En España, este tipo de formación es cada vez más demandada. Sin embargo, es preciso elegir el mejor MBA disponible y para conseguirlo, lo ideal es prestar atención a aspectos como los que se señalan a continuación.

Online vs Presencial

Este es un aspecto cada vez más controversial, pues cada uno ofrece diferentes ventajas. No obstante, la modalidad presencial se ha posicionado y se mantiene como la más popular. La razón de esto es la calidad y trascendencia de la experiencia que este tipo de MBA ofrece.

Es cierto que, los Masters online destacan por la flexibilidad del tiempo y la forma de estudiar. Sin embargo, la dinámica vivencial de las clases presenciales eleva el proceso más allá de la simple adquisición de conocimientos.

Además, la interacción entre compañeros de clases fortalece y enriquece el aprendizaje. Asimismo, la educación presencial permite un mayor acercamiento entre profesores y alumnos, permitiendo un mejor acompañamiento por parte de los primeros.

Por último, los MBA presenciales facilitan la adaptación y suponen menos distracciones. Esto en contraposición con la modalidad online que es fácilmente relegada frente a las ocupaciones de la vida diaria.

Metodología empleada

En cuanto a la metodología, lo mejor es optar por un MBA cuyo procesos formativos se basen en el aspecto práctico de los conocimientos a adquirir. Este tipo de enseñanza va más allá de la simple acumulación de conocimientos. Pues, pretende que el estudiante cree vínculo entre la teoría y la realidad que le rodea.

De esta forma, se consigue que los participantes desarrollen habilidades y aptitudes que le permitan diseñar soluciones creativas a problemas reales. Así como, tomar decisiones oportunas dentro de las responsabilidades propias de todo empresario o directivo empresarial.

Precio y calidad

En el mercado actual es posible encontrar una oferta muy variada en cuanto a este tipo de formación. En este sentido, los precios también han de variar entre una opción y otra. Sin embargo, este es un factor que debe sopesarse sólo en última instancia. Pues, este tipo de formación académica, lejos de constituir un gasto representa una magnífica inversión.

Por ello, lo más apropiado es evaluar la calidad y prestigio del MBA, en lugar del coste del mismo. El precio si bien, puede ser un aspecto significativo, no es una barrera insuperable.

Así, si se ha encontrado un MBA que se adapte a las necesidades y metas del estudiante, pero el coste se sale del presupuesto, lo mejor será idear estrategias que permitan superar la situación. Para ello, es posible recurrir a becas, créditos educativos, u otras formas de financiación.

Diferentes ediciones

La existencia de diferentes ediciones de un mismo MBA da cuenta, entre otras cosas, del éxito que tiene. Pues, sólo aquellos programas de formación que suponen una contribución real a la vida de las empresas, profesionales y la comunidad, disponen de nuevas ediciones.

De igual forma, tras cada edición se pueden observar especializaciones y novedades diversas que permiten a los estudiantes ampliar la posibilidad de desarrollar competencias. Además, esto permite mejorar la experiencia y contenido del MBA, así como consolidar un equipo docente experto.

Institución que lo avala

Este es un aspecto clave, siendo preciso fijarse en que la o las instituciones que avalan el MBA a estudiar. En general, un Master en Administración puede estar acreditado por instituciones como universidades, escuelas de negocios, cámaras u otras organizaciones educativas.

Así, resulta preciso indagar acerca del prestigio del cual goza dicha institución. En general, algunas escuelas de negocios gozan de mayor aceptación entre las empresas. Por tanto, lo mejor es realizar estudios en las instituciones mejor valoradas tanto por estudiantes como por el público en general.

Equipo docente

En el punto anterior se ha hablado de prestigio y reconocimiento. No obstante, estas cualidades son realmente poco sino se acompañan de un equipo docente digno. Pues, son los formadores los encargados de impartir y guiar en el camino hacia al conocimiento. Por tal razón, conviene contar con docentes cuya carrera les haya permitido adquirir experiencia y sabiduría en áreas del conocimiento relevantes al MBA.

Networking

El networking se ha convertido en el valor añadido de todo MBA, especialmente en las modalidades presenciales. Indiscutiblemente, uno de los aspectos más valorados por profesores y alumnos.

Este se da como consecuencia del variopinto grupo de personas que suelen cursar este tipo de masters. Desde empresarios consumados, ejecutivos de rango alto, hasta emprendedores noveles y empleados de niveles medios, entre otros. Así, una formación MBA se convierte en un cultivo de experiencias y contactos cuyos frutos sólo están limitados por las disposición de sus participantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.