El teatro como razón de ser

carmenruizCarmen Ruiz-Mingorance nació en Granada hace 54 años y ahora está a punto de cerrar una de las etapas más importantes de su vida con el último curso de dirección teatral en la Escuela Superior de Arte Dramático (ESAD). Su proyecto final de carrera ha revolucionado la escuela. Casi por primera vez se han colgado el “no hay entradas” en una representación de más de dos horas y media de un texto íntegro y denso de Valle Inclán.

“Luces de Bohemia” tuvo, por petición de espectadores, que ampliar un día más sus funciones, en un teatro abarrotado y entregado y con una puesta en escena digna de la mejor creatividad dados los terribles recortes económicos actuales y que se ceban aún más en la cultura.

¿Cuándo empieza tu afición por el teatro?
Desde pequeña ya apuntaba maneras. Jugaba con disfraces, hacía pequeñas representaciones… en el 96 formalizamos la afición creando una pequeña compañía de teatro y llevamos obras de los hermanos Quintero por toda España. Hace cinco años, parte de esa compañía original, creamos “Te atreves teatro” en Granada, y ahí seguimos.
Después de tantas representaciones…

¿Por qué decides venir a Málaga?
Fue a través de José Moreno Arena, un autor teatral muy conocido y premio de la crítica en Andalucía quien me aconseja que me profesionalice, y de ahí que termine viniendo a Málaga, haciendo las pruebas de selección para el curso de dirección y hasta ahora.

¿Qué significa para ti el teatro?
Para mí es un modo de ver la vida. Es una pasión. Una lección constante. Algo por lo que merece la pena todo. No ha sido fácil, a mi edad, dejar mi familia en Granada, instalarme aquí en un piso compartido como una estudiante más, buscar un trabajo que me permitiera asumir los costes de mi estancia…. Ha sido todo un reto para alcanzar un sueño.

¿Y qué te espera en el futuro?
Seguir formándome, quiero ir a por el doctorado y empezar ahora interpretación. Llevo muchos años sobre el escenario, pero ahora quiero ponerme también en manos de los directores que se están formando aquí. Formarme como actriz también me hace crecer como directora teatral.

¿Os esperabais el éxito de “Luces de Bohemia”?
Ha sido “magia”. La gente se extrañará cuando diga esto… pero es que ha sido así. Hemos sentido el espíritu de Valle Inclán en cada uno de los ensayos. Distintas generaciones de actores, más de veinte, se han compenetrado y formado una piña desde el principio. Los técnicos de iluminación, maquillaje, músicos, escenografía… todos han hecho un esfuerzo altruista tan enorme que nunca podré agradecerles lo suficiente… ha sido un lujo trabajar con ellos. Y mis tutores, José Antonio Sedeño e Inmaculada Ruiz han estado ahí en todo momento… dos animales de teatro. (risas)

¿Por qué elegiste esta obra como proyecto final de carrera?
Si coges el texto de Valle Inclán, te darás cuenta de que es perfectamente extrapolable a nuestra sociedad actual. Se habla de represión, de corrupción, de enchufismo, de la coacción a la libertad de expresión y a la cultura en particular. Es mi forma de protestar, de indignarme y de gritar por todo lo que está ocurriendo a nuestro alrededor.

¿Y ahora?
De momento ya tenemos cerrada una actuación el día 1 de Junio en “Las lagunas”, Mijas. A partir de ahora hay que ponerse a trabajar y lograr la distribución que esta obra se merece. La respuesta de la crítica y del público ha sido increíble y confiamos en que podremos llevarla a muchos escenarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.