El consumo de opiáceos en la adolescencia

marihuanaLos cannabinoides son compuestos químicos depresores derivados de la planta denominada Cannabis sativa, que se cultiva en zonas de clima cálido y seco como parte de Asia, África, y zonas centrales del Norte y Sur de América.
Técnicamente se clasifica como un alucinógeno menor. Entre los constituyentes activos de la planta está el tetrahidrocannabinol (THC), responsable de casi todos los efectos nocivos de esta sustancia.

Es necesario considerar la marihuana y el hachis como parte de estas sustancias, que provocan un incremento de situaciones de malestar evitables en nuestro organismo y llegan a generar una gran repercusión social, afectiva, familiar y económica, constituyendo un grave problema de salud más, para nuestra sociedad y uno de los principales retos que tiene planteados la sanidad pública.

Publicidad

El consumo de tipo de sustancias presenta una sensación de evasión de la realidad, disfrazando y, ocultando los problemas que empaña la vida de las personas, las relaciones, los problemas, la enfermedad, la salud…
Es importante distinguir dos clases de consumo de drogas: El consumidor experimental, que es aquel que prueba la droga una o más veces en su afán de conocer nuevas sensaciones, pero no suele volver a consumirla, y el consumidor sistemático, al cual su forma de consumo habitual caracteriza la drogodependencia.

Igualmente es necesario conocer la prevalencia del consumo de tabaco, alcohol y otras drogas (cannabis, drogas de diseño, anfetaminas y tranquilizantes) en la población adolescente, ya que todo ello contribuye a una mayor concienciación del problema en nuestra sociedad para poder plantear estrategias efectivas y eficaces de prevención.

Los centros escolares serían uno de los marcos de actuación más idóneos para el estudio de estos hábitos, y para poner en marcha programas de hábitos saludables y prevención de drogodependencias.

La adolescencia es una etapa de la vida en la que los jóvenes intentan reafirmar su independencia, y lo hacen resaltar rechazando la escala de valores de sus padres.

No es de sorprender que la adolescencia sea la época más frecuente de experimentación por ingesta de sustancias, pero no debemos olvidar que una de las principales causas de mortalidad prematura entre los jóvenes se asocian a comportamientos de riesgo, con frecuencia relacionados entre sí, que suelen adoptarse durante esta etapa de la vida.

Los efectos nocivos por consumo de opiáceos son claros y evidentes en un breve periodo de tiempo, suele producir sensaciones agradables de bienestar y tranquilidad seguidas de efectos negativos para nuestro organismo como el aumento del apetito, verborrea, euforia, congestión ocular y dificultades para realizar procesos mentales complejos, alteraciones de la percepción temporal y sensorial. Cuando sus efectos remiten se pasa a estados de somnolencia y depresión.

Si la dosis es muy elevada aumentan sus efectos nocivos dando un estado de confusión mental, gran somnolencia, desgana, aislamiento social, estados de ánimo irascibles y puede llevar a desencadenar situaciones de pánico.
Sus efectos a más largo plazo aparecen vinculadas con un estado de desmotivación con alteración en las capacidades de concentración y memoria.

Las autoridades sanitarias advierten que el consumo de THC es perjudicial durante el embarazo, dado que, dicha sustancia atraviesa la barrera placentaria, por lo que su consumo supone un riesgo importante en estados de embarazo y la lactancia.
Posteriormente como efecto típico de las drogodependencias aparecería el cuadro de tolerancia (hace falta más dosis para alcanzar los efectos deseados) y la dependencia, con el consecuente síndrome de abstinencia en caso de retirada brusca de la droga. El síndrome de abstinencia se presenta con cuadros de anorexia, ansiedad, insomnio, irritabilidad y depresión.

En personas con problemas psicológicos previos o inestabilidad emocional todos estos síntomas se pueden ver agravados y ofrecer grandes problemas sociales, físicos y psíquicos.

 

Sobre el Autor: Diego Martín Fenández es licenciado en Psicología por la UMA y trabaja en A. Psicosocial Marbella Future.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.