El Club de Lectura de La Cala comparte los sentimientos que provocan los libros

bibliotLa biblioteca de La Cala del Moral celebró su particular acto para conmemorar el Día del Libro con un encuentro de los miembros del Club de Lectura y la visita de María Luisa Torán, que durante 15 años ha sido directora del Departamento de Servicios Bibliotecarios de la Junta de Andalucía. Los asistentes recibieron una rosa, el libro «Pacífico» de José Antonio Garriga y disfrutaron de una merienda compuesta por la especialidad de cada uno.

Torán explica que cuando ella se hizo cargo del servicio de bibliotecas había mucho por hacer y fue una etapa bonita en la que se crearon los clubes de lectura, los talleres, los encuentros de profesionales, las clases de formación. «Se dio un salto cualitativo y cuantitativo y se creó una red de bibliotecas donde compartir ideas y nuevas propuestas».

Publicidad

«Desde la Junta se invirtió en edificios modernos que cumplieran la normativa que marcaba la reciente ley de bibliotecas públicas y los usuarios empezaron a sentirla como algo suyo, una pertenencia de los lectores», explica.

«Lo más importante son los lectores»

La bibliotecaria de La Cala, Lourdes Cuadra, destacó la labor que Torán había realizado, la puesta en marcha de las primeras actividades y el apoyo que siempre prestó a los que a ello se dedican y sobre todo, lo que con ella aprendieron: «lo más importante son los lectores».

Los más de 20 miembros del Club de Lectura escuchaban expectantes cómo María Luisa les contaba su hazaña con el primer club de lectura de la provincia creado en Cuevas de San Marcos y anotaban los autores o títulos que éste les aconsejaba porque a ella le habían producido un sentimiento especial.

Actualmente el Club de Lectura de La Cala del Moral trabaja en un taller denominado «Aprendiendo a ser persona libro» con el que practican la lectura en voz alta de textos extraídos de poemarios o novelas y aprenden técnicas de vocalización o memorización. Tal y como indica Cuadra, todavía están en una primera fase en la que contextualizan los textos, los analizan y aprenden a leerlos en voz alta.

Todos coinciden en que hay que hacer un texto propio, sentirlo y que provoque emociones en uno mismo para poder darle la entonación y la interpretación adecuada, para poder expresar lo que el autor ha plasmado en letras, palabras, frases…en un libro que contiene parte de quien lo escribe y que quien lo lee lo hace parte suya.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.