Educar empieza desde antes de nacer

madreCada vez son más las familias que tienen problemas con los menores, según indican los expertos. La sobreprotección, las pautas de conducta que reciben de la sociedad y la falta de una correcta educación desde la infancia son los principales causantes de conflictos entre padres e hijos.

“La falta de una auténtica educación en el seno de la familia denota la ausencia de normas y límites claros. El no saber decir que no, darles todo lo que piden, no educarles en la cuestión del esfuerzo, de compartir responsabilidades, de que no solo tienen derechos sino también deberes”, explica el psicólogo Fernando Gálligo son algunas de las causas que generan los conflictos entre progenitores y adolescentes.

Asegura que es desde la infancia donde se empieza a generar esa actitud “autoritaria de pequeño dictador y se acostumbran a que el mundo gira alrededor de ellos sin tolerar la más mínima frustración”. En este sentido Gálligo indica que es necesario no dejarse confiar en el puro paso del tiempo para que esas actitudes se corrijan.

“Educar es una labor permanente desde casi antes de nacer hasta que se independizan. La prevención en la educación es rentable y merece la pena para su autonomía y para que sean personas libres, sanas y felices en todos los ámbitos”, aconseja el psicólogo.

“Es muy duro decir no a tu hijos”
Esther García es madre de 3 hijos, uno es aún menor de edad, y reconoce que han sido los mismos padres, con las mismas pautas de educación, pero sin embargo el paso por esa etapa más complicada de la relación con sus descendientes ha sido diferente en cada caso.

“Hay una cosa muy importante y muy dura que es decir no a tus hijos porque tú le quieres dar todo, no quieres que sufran, pero en la trayectoria te das cuenta que es necesario”, afirma.

García explica que con los hijos “no se puede bajar la guardia”, no en el sentido de la prohibición, sino de la atención y el consejo permanente. Son muchas las situaciones del día a día que pueden generar conflictos, aunque la mayoría se repiten en cada hogar con las salidas de los fines de semana.

“Mis hijos mayores llegaban mucho antes de lo que el más pequeño llega ahora, ellos aceptaban las normas con o sin protestas, pero es que ahora los amigos de mi hijo llegan mucho más tarde, así que se convierte en una lucha titánica con tu hijo, los amigos de tu hijo y los padres de los amigos de tu hijo”, comenta García.

A dónde vas, con quién, cómo vas, a qué hora vuelves, ponte el casco si te subes en moto, cuidado con el alcohol…son algunas de las preguntas y frases que los padres pronuncian con frecuencia y como reconoce Esther García hay que ponerle mucho cariño y explicarles que “no se hacen las cosas por fastidiarles la vida, sino por su bien, para protegerles”.

Cuando el conflicto va a más
En algunas ocasiones el conflicto que se genera entre padres e hijos salta la barrera del respeto y el control e incluso se pueden cometer agresiones. En estos casos la Policía Local interviene, generalmente por requerimiento de los progenitores, según afirma una de las miembro del grupo de agentes que llevan los temas con menores en Rincón de la Victoria, Ana Castillo.

“Vamos al domicilio, evaluamos la situación y si se ha cometido algún delito actuamos conforme a la Ley, pero en la mayoría de ocasiones el conflicto se genera por desavenencias en el convivencia del hogar así que hablamos con las dos partes, los calmamos y les orientamos para que acudan a un mediador, un psicólogo o los servicios sociales porque no creemos que los conflictos familiares se deban resolver en el juzgado”, aclara Castillo.

Los agentes también han tenido que intervenir en algunos conflictos en la recogida del colegio o la entrega de menores los fines de semana y como explica Castillo siempre recomiendan “atenerse al acuerdo establecido por el bien del menor”. Otro de los problemas que están atendiendo es generado por el uso de las nuevas tecnologías y el abuso de éstas por parte de los menores.

En 2013, la Policía Local de Rincón de la Victoria tuvo que mediar en casi medio centenar de conflictos familiares, según los datos proporcionados por el cuerpo. Aquellos que requieran de la labor de este grupo especializado de la Policía Local pueden acudir a las oficinas en calle Lancelot número1, llamar al 092 o al 600 957 102 o bien enviar un e-mail a gierincon@hotmail.com/gierincon@gmail.com.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.