“Debería haber un pacto para no tocar la ciencia, ni la educación ni la cultura”

csicEl investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Bernardo Herradón, acudió el jueves al IES Bezmiliana para dar una conferencia sobre «La Química de la alimentación y la bebida» a los alumnos del centro que celebraban su V Encuentro de Ciencias y en unas declaraciones concedidas a La voz de hoy afirmaba que en España «debería haber un pacto para no tocar la ciencia, la educación ni la cultura», en relación a los fondos que a éstas áreas se dedican y que se han visto mermados en los últimos años.
Herradón explicaba como nuestro país es atípico en comparación con el resto del mundo pues invierte en la educación desde los tres años hasta la salida de las universidades y sin embargo deja irse a los jóvenes formados con 30 años cuando están en su etapa más productiva. «Está comprobado que entre los 30 y los 40 años es cuando la persona es más creativa y más rinde y de hecho en las empresas de EE.UU contratan gente con esas edades».

En España, sin embargo, y en el caso concreto de la investigación no es hasta los 40 años cuando se les empieza a ofrecer oportunidades en centros como el CSIC, donde Herradón explica que la media de edad es muy elevada y esto «provoca un problema a nivel personal de los investigadores para ganarse la vida, máxime en el caso de las mujeres, que en muchas ocasiones se ven obligadas a abandonar su carrera científica por incompatibilidad».
«Un país es poderoso porque tienes que comprarle su tecnología»

Publicidad

Bernardo lo tiene claro: «Un país es poderoso porque tienes que comprarle su tecnología y los productos que elabora después de los resultados científicos». Considera que la empresa española es poco innovadora en éste ámbito y que tampoco se promocionan estas iniciativas o a los jóvenes que a ello quieren dedicarse. De ahí la conocida «fuga de cerebros» que viene desde hace muchos años atrás.

«Los resultados de la ciencia no son inmediatos, sino a 25 años por ejemplo y por eso la ciencia necesita una inversión continuada», indica Herradón y añade como esa falta de ayudas públicas están dejándose ver en el CSIC donde él trabaja junto a más de 2.000 investigadores. «Es insostenible un organismo tan grande que necesita de doctorados, becarios, gente en formación…y que cada vez va reduciendo su plantilla porque no se producen nuevas contrataciones ni se suplen las bajas por jubilaciones».
Y en un patio lleno de jóvenes promesas de la investigación, la ciencia y la tecnología nos despedimos de este miembro del CSIC y también miembro del Instituto de Química Orgánica General (IQOG) con cientos de artículos científicos e investigaciones realizadas a lo largo de su carrera, desde que comenzó en el año 1986.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.