De la Torre no logra frenar la huelga de Limasa tras siete horas de reunión

limasaLa reunión fue maratoniana y el enclave elegido un sábado a las 19.30 horas de la tarde, el centro ambiental Los Ruices de la capital, estaba envuelto por un frío similar al que sintieron los trabajadores de Limasa, representados por su comité de empresa en pleno, cuando escucharon la última propuesta mejorada del alcalde, Francisco de la Torre, para evitar una huelga de limpieza esta Navidad. No lo consiguió, y al final del encuentro, tras siete horas viéndose las caras, el tono de unos y otros era radicalmente distinto.

De la Torre puso sobre la mesa dos posibilidades. Que los empleados vieran eliminada la paga de productividad en 2014, a cambio de recuperarla parcialmente en 2015 y 2016, cuando expira la concesión. O tocar sólo en 2014 la producividad, algo más de 800 euros, y el 15% de otro complemento. A cambio, los empleados dejarían de percibir la cesta de Navidad, no compensar el absentismo y modular a la baja la entrega de vesturario.

Publicidad

La reunión duró siete horas y hubo dos recesos en los que el alcalde y su edil de Medio Ambiente, Raúl Jiménez, disfrutaron de un sándwich de medianoche junto a los empleados. Hubo ciertas sonrisas y miradas de reojo, además de algún reproche por el hecho de que se hubiera filtrado a la prensa la reunión. Pero la diplomacia es el arte del disimulo, y tras la prolongada cita sólo hubo frío en las palabras.

En una rueda de prensa de madrugada, De la Torre dejó claro que los empleados debían comprender que otros trabajadores municipales habrían sufrido los recortes que los empleados de Limasa no han encajado, y admitió «hay una distancia, pensé que acercábamos posiciones, pero no es así. El Expediente de Regulación Temporal de Empleo no lo queremos ni los trabajadores ni nosotros». Acabó diciendo que la bajada en total era de un 3%.

El tono del presidente del presidente del comité, Manuel Belmonte, flanquado por todos los representantes sindicales, era distinto. «Ya no sabemos qué quieren, ya no hablan de 6,8 millones de euros de ahorro para la parte privada, sino de ocho, nueve o diez a costa de los trabajadores, quieren destrozarnos el convenio», dijo a los periodistas.

Los empleados pidieron a medianoche la llegada del gerente de la empresa, Rafael Arjona, para cotejar sus números con los de los sindicatos y allí que se presentó. Los empleados insistieron en que la parte privada podría ahorrar 250.000 euros de los cargos de confianza, recuperar las reparaciones en el taller, por las que la parte privada recibe dos millones de euros, o ahorrar en vestuario, pero el alcalde dijo que lo tendría que hablar con la otra parte.

Belmonte se quejó de que se les eche «a la ciudadanía en contra» y que se les amenace con un expediente temporal, pero aseguró que «creíamos haber dado un paso adelante y hemos dado dos hacia atrás». «Estamos dispuestos a hacer un sacrificio pero no siempre a costa de los trabajadores», indicó, y recurrió al fértil Siglo de Oro español. «Estamos todos a una», dijo.

Sus compañeros insistieron en que lo ideal es municipalizar el servicio, como pide también el PSOE, ya que ello supondría un ahorro de entre 21 y 47 millones de euros. El martes las partes se verán las caras de nuevo en el Sercla para discutir los servicios mínimos, pero este tranvía parece ir directo al desfiladero de la huelga indefinida a partir del 20 de diciembre si la habilidad negociadora de De la Torre no lo remedia.

Publicidad
Victoria Contreras
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.