Con ánimo de lucro

El mundo literario… Esa categoría que poco a poco va ascendiendo socialmente y cobrando mayor importancia. Gracias, en gran medida, a las nuevas tecnologías e inventos como el libro electrónico o las plataformas on-line. Claramente, esta evolución tecnológica se ha visto acompañada por una evolución del panorama editorial hacia un extremo, desgraciadamente, comercial.

Las editoriales publican lo que queremos leer. ¿O nadie recuerda el fenómeno —ya un poco olvidado— 50 Sombras, que fue seguido por miles de novelas con tramas más difíciles de diferenciar que a Andy y a Lucas? De la misma forma, publican a quien, supuestamente, queremos leer. ¡Que levante la mano quien se haya dado cuenta que los autores de las grandes editoriales son siempre los mismos! Una, dos, tres, cuatro… Demasiadas para seguir contando.

En las grandes editoriales se ha creado ese circuito cerrado de élite en los que siempre aparecen los mismos autores, todos ellos literatos ya consagrados o famosetes de turno que deciden —o más bien le incitan— escribir una novela/biografía/cualquier otra cosa. ¿Y los autores noveles? ¿Es que nadie piensa en los autores noveles? Sí, en ellos se fijan pequeñas editoriales, llenas de ganas, sueños e ilusión, que en contadas ocasiones consiguen tirar para adelante.

¿Tan difícil es, señores editores, confiar en esos talentos jóvenes? ¡No van a fracasar! Solo con tener el sello de su editorial tendrá el éxito asegurado, háganme caso. Pero, por el contrario, en vez de innovar o descubrir, estos señores y señoras de traje prefieren explotar. Bien sea a un autor o a una serie con éxito, ¿o han pasado por alto la publicación, años después, de una nueva novela de Harry Potter? ¿O la publicación, por parte de las autoras, de la reinterpretación de 50 Sombras de Grey o Crepúsculo? ¿O el alargar sagas de éxito interminablemente? O un largo etc… Qué bien se cantaba el Money, money en la película Cabaret.

Es verdad que los tiempos que corren también son buenos para autores desconocidos. Plataformas como Amazon consiguen hacer realidad el sueño de ver publicada una novela, y las redes sociales son un gran aliado para darlas a conocer. También están apareciendo nuevos sellos para autores con menos fama, pero que, en la mayoría de los casos, publican únicamente en digital. ¿Llegará el día en el que el papel será exclusivo de autores más que prestigiosos?

Mientras tanto, invito a la reflexión… ¿quién tiene más complementos, la Barbie o el Señor Grey?

El diván del cultureta

Compartir
Carlos Mesa Espinosa

Actor que escribe. Escritor que actúa. Cabeza y corazón de Verecundo
Producciones. Junta palabras para subirlas al escenario. Culo inquieto
que cuenta cuentos y, de vez en cuando, escribe algún artículo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here