Cómo superar la dependencia emocional

La dependencia emocional puede darse tanto en hombres como en mujeres de cualquier edad, consistiendo en sentir una necesidad contínua de recibir afecto de las demás personas, se esté o no en relación de pareja.

Es uno de los principales motivos de consulta psicológica y muy frecuente además en las problemáticas de crisis de pareja, ya que la persona dependiente emocionalmente arrastra en sus sucesivas parejas el enganche afectivo siendo conveniente tratarlo terapéuticamente cuanto antes para evitar su cronicidad.

Las personas dependientes muestran un carácter débil y sumiso tendiendo a relacionarse y emparejarse con personas de carácter fuerte, absorbentes, egocéntricas y posesivas, al idealizar su personalidad y sentirse protegida bajo su autoritarismo volviéndose vulnerables al maltrato.

Harán múltiples renuncias y cualquier conducta con tal de complacer para no perder el vínculo que necesitan mantener a cualquier precio aunque ello les cause problemas o les haga sufrir.

Origen de la dependencia emocional
Causado por carencias afectivas especialmente en la infancia y/o adolescencia por poco afecto familiar o por excesiva sobreprotección, produciendo miedo a la soledad, necesidad de excesivo apego y protección así como falta de autonomía personal.

Es habitual que las personas dependientes emocionalmente tengan muy baja autoestima, siendo negativistas, excesivamente autocríticos, responsabilizándose de lo que hacen los demás y culpabilizándose cuando las cosas salen más aunque no fuera por su causa.

Por ello se sienten muy infelices, alternando sentimientos frecuentes de ansiedad y tristeza, desvalimiento y angustia ante la posibilidad de que termine la relación personal en la que tienen dependencia.

Vínculo emocional patológico
Con el paso del tiempo el vínculo de dependencia se fortalece llegando a crearse adicción emocional de manera que aún con problemas o sufrimientos quien es dependiente intenta por todos los medios que su relación no se rompa o reestablecerla haciendo lo que hiciera falta aumentando aún su dependencia a la vez que baja su autoestima.

A su vez la otra parte de la pareja cada vez la valora menos y se muestra más exigente e incluso abusadora, casi omnipotente ante la necesidad extrema de pertenencia por parte de la persona dependiente.

Aunque sus amistades o familiares traten de hacerle ver lo inadecuada de la relación sin embargo la persona dependiente no lo acepta llegando a enfrentarse con tal de que no se rompa su relación patológica pues les sería insoportable la soledad como cuando se sufre un síndrome de abstinencia, de modo que pueden llegar al aislamiento de su círculo social y encerrarse aún más en su vínculo patológico.

Todo ello conlleva un progresivo deterioro de su rendimiento personal en cualquier ámbito (familiar, de estudios, laboral, de pareja, ocupacional y social) por una pérdida creciente de autoestima y habilidades sociales así como su progresivo aislamiento.

Recomendaciones a familiares y amistades
Es conveniente no ceder a sus pretensiones de conseguir vínculos absorbentes, no haciéndose cómplices de sus relaciones dependientes.

Resulta imprescindible que la persona dependiente emocional llegue a ser consciente de su problema y tenga motivación para resolverlo, debiéndonos mostrar disponibles para su apoyo y comprensión sin culpabilizarles, así como fomentar que se distancie de la persona de quien es dependiente rompiendo totalmente la relación.

Debemos ofrecernos para acompañarles a consultar a buenos especialistas en tratamientos psicológicos de la dependencia emocional, para que cuanto antes puedan iniciar una terapia comportamental.

En la terapia también se debe asesorar a familiares y amistades sobre las pautas más adecuadas para relacionarse a fin de que nos proporcionen información y aumenten la eficacia terapéutica.

Compartir
Fernando Gálligo

Escritor y psicólogo. Trabaja como psicólogo en consulta diaria. Ha
publicado los libros “SOS…Mi chico me pega pero yo le quiero” (ed.
Pirámide), “Amando sin dolor, disfrutar amando” (ed. Pirámide) y
“Mejorando mis relaciones personales. Amistades, Familia y Pareja” (ed.
EOS)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here