¿Cómo se financian los partidos políticos?

dineropartidosMuchas personas se preguntarán cómo se financian los partidos políticos y de qué forma se controla el dinero que reciben y manejan. Pues bien, los medios de financiación de los partidos políticos están regulados por la Ley Orgánica 8/2007, de 4 de julio, sobre financiación de los partidos políticos.

Los recursos económicos de cualquier partido político puede provenir de dos fuentes: de la financiación pública o de la financiación privada.

Publicidad

Efectivamente, el Estado y las Comunidades Autónomas reservan parte de los presupuestos a financiar los partidos políticos, a través de diversos mecanismos. Por ejemplo, los partidos reciben subvenciones para los gastos electorales, subvenciones extraordinarias para realizar campañas de propaganda, aportaciones de los Grupos Parlamentarios, etc.

Pero, a pesar de los fondos públicos, los partidos políticos necesitan la financiación privada, siendo su mayor fuente de ingresos las cuotas y aportaciones de sus afiliados, adheridos y simpatizantes; los productos de las actividades propias del partido político y los rendimientos procedentes de la gestión de su propio patrimonio; los beneficios procedentes de sus actividades promocionales, o las donaciones en dinero o en especie que perciban de cualquier persona.

Cabe destacar que existen determinadas limitaciones en la forma en que se financian los partidos políticos. Por ejemplo, las subvenciones que reciben serán incompatibles con cualquier otra ayuda económica o financiera incluida en los Presupuestos Generales del Estado o de las Comunidades Autónomas destinadas al funcionamiento de los partidos políticos, es decir, que únicamente podrán beneficiarse de los presupuestos públicos por un solo concepto.

En lo que se refiere a la financiación privada, los partidos políticos no podrán recibir, de forma directa o indirecta, donaciones de empresas privadas que en el momento de realizarla presten servicio o realicen obras para la Administración pública, organismos públicos o empresas de capital mayoritariamente público. Por tanto, existe, al menos en la teoría, una intención de evitar la corrupción y los tratos de favor, aunque en ocasiones dicha teoría no se corresponda con la realidad.

Tampoco podrán recibir o aceptar, de forma directa o indirecta, donaciones anónimas, finalistas o revocables, ni procedentes de una misma persona física o jurídica superiores a 100.000 euros anuales, es decir, que las donaciones anónimas serán definitivas, no sujetas a ninguna condición ni dirigidas a conseguir un fin, sino simplemente a aportar fondos al partido. Con esto se pretende evitar el tráfico de influencias pero es curioso que exista una limitación dineraria pero ninguna respecto a las donaciones de casas o pisos.

El órgano encargado de controlar que la financiación sea correcta y acorde con las limitaciones establecidas, es el Tribunal de Cuentas, cuyos miembros son elegidos por el Parlamento.

Ayuntamientos

Por otro lado, a nivel local, los Ayuntamientos también tienen un régimen de financiación compuesto, disponiendo los mismos de recursos públicos y privados. Entre los recursos de los Ayuntamientos se pueden citar los ingresos procedentes de la recaudación de tributos propios, como por ejemplo las tasas; de las participaciones en los tributos del Estado y de las Comunidades Autónomas, los ingresos por subvenciones públicas, ingresos de multas y sanciones…Existiendo también como ya hemos anunciado una fuente de ingresos de carácter privado, derivado de los rendimientos o productos de cualquier naturaleza procedentes de su patrimonio, así como las adquisiciones a título de herencia, legado o donación que realice cualquier persona.

A este respecto, el patrimonio de los Ayuntamientos se entiende que está compuesto por los bienes de su propiedad, así como por los derechos reales o personales de que sean titulares y que sean susceptibles de valoración económica, siempre que unos y otros no se hallen afectos al uso o servicio público. Es decir, el patrimonio del Ayuntamiento será aquellos bienes y derechos que tengan un valor económico y que se utilicen en el servicio público.

Debido a los últimos escándalos publicados en torno a la financiación de los partidos políticos resulta innegable la necesidad de una reforma legal para implantar un sistema de control mucho más firme que el existente, puesto que, entre otras cuestiones y como hemos visto, la función fiscalizadora corresponde al Tribunal de Cuentas, cuyos miembros son elegidos por la propia clase política.

Verónica Esteban Cibaja, es Abogada y Asesora Tributaria en EVOLUTIZA Abogados & Asesores Tributarios, Licenciada en Derecho, está especializada en derecho tributario y asesoría fiscal, con fuerte especialización en la industria manufacturera y los sistemas de tributación internacionales, expatriación y repatriación de capitales y operaciones con territorios de baja tributación. Es la coordinadora de la actividad de Administración de Fincas. Habla español e inglés.

Publicidad
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.