Como recurrir una multa de tráfico

multatraficoLa mayoría de personas han tenido alguna experiencia con una multa de tráfico, ya sea de forma personal o a través de un familiar o amigo. Las multas de tráfico se pueden recurrir, aunque no siempre resulta aconsejable, puesto que en caso de perder la reclamación, se podrán imponer por la Administración sanciones y recargos, por lo que al final se pagará una cantidad de dinero más elevada. Todo dependerá del caso concreto.

Hay distintas formas de recibir una multa. Pueden llegar a nuestras manos en el momento en que cometemos la infracción, porque la Autoridad nos la haya entregado, o puede llegar al domicilio del conductor o dueño del vehículo. Actualmente, podrán llegar también por correo electrónico o teléfono móvil si previamente nos hemos dado de alta a través de la web de Tráfico. Asimismo, se podrán notificar las multas por anuncios oficiales, si no ha podido realizarse por otros cauces.

Publicidad

Una vez recibamos la multa, hay que tomar la decisión de pagarla o recurrirla. Si se decide pagar, lo podemos hacer en el momento, o en los quince días naturales siguientes, contados desde el siguiente al de la notificación, siguiéndose en este caso el procedimiento sancionador abreviado.

El pago en el momento o en quince días ofrece como ventaja la reducción del importe de la multa en un 50%, pero tiene el inconveniente de que el interesado renuncia a formular alegaciones y reclamar administrativamente, siendo posteriormente recurrible la sanción, únicamente, ante el Juzgado.

Si no se efectúa el pago de la multa, normalmente se seguirá un procedimiento para imponer una sanción por el impago, en el que el interesado dispondrá de un plazo de quince días naturales para formular alegaciones y proponer o aportar las pruebas que estime oportunas.

El escrito de alegaciones en el procedimiento sancionador se dirigirá al Jefe de Tráfico de la provincia en la que se ha iniciado el mismo, y podrá presentarse en los registros, oficinas y dependencias expresamente señalados en la correspondiente denuncia o resolución sancionadora. Es decir, en la misma notificación de la sanción deberá señalarse el órgano ante el que se debe presentar el escrito.

Una vez hechas las alegaciones, se notificará la decisión administrativa al denunciado y éste deberá abonar el importe de la sanción en los quince días naturales siguientes al de la notificación de la denuncia.

Si no se está de acuerdo con la decisión administrativa, podrá presentarse recurso de reposición, en el plazo de un mes desde el día siguiente al de la notificación de la sanción.

El recurso se interpondrá ante el órgano que dictó la resolución sancionadora, que será el competente para resolverlo, y se entenderá desestimado si no se obtiene respuesta de forma expresa en el plazo de un mes.

Resuelto el recurso de reposición, en la mayoría de supuestos, se entenderá agotada la vía administrativa, pudiendo acudir posteriormente, a los juzgados.

La sanción por impago de la multa de tráfico interpuesta en un primer momento deberá hacerse efectiva dentro de los quince días naturales siguientes. En caso de no procederse a su abono en dicho plazo, su reclamación se llevará a cabo por el procedimiento de apremio, con los recargos correspondientes, es decir, si la sanción por no pagar la multa de tráfico tampoco se paga, se impondrán recargos y, al final, se deberá una cantidad todavía mayor.

Por tanto, cuando se recibe una multa de tráfico, existe la posibilidad de recurrirla, siempre que se tengan razones bien fundadas para ello, puesto que si se recurre por recurrir, lo más seguro es que se tenga que pagar la multa, la sanción por impago e, incluso, recargos. Ganar un recurso o no dependerá del tipo de infracción cometida sino del propio procedimiento y la fundamentación correcta del recurso con los elementos de prueba que se tengan, por lo que contar con la asistencia de un abogado ayudará a que el recurso pueda resolverse de manera satisfactoria.

Cristóbal Gutiérrez Ruiz, es Abogado en EVOLUTIZA Abogados & Asesores Tributarios, Licenciado en Derecho y Master en Abogacía. Ostenta el título de Experto Universitario en Asesoría Fiscal y Contable de Empresas. Está especializado en la asistencia y asesoramiento a empresas en el ámbito de los conflictos internacionales, en asuntos mercantiles y en derecho penal y delitos en el seno de la empresa y contra los consumidores. Es coordinador del área procesal. Habla español e inglés.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.