¿Cómo denunciar problemas de ruido?

elgritoContaminación acústica de una pianista, locales comerciales situados en los bajos de un edificio, polideportivos municipales con actividad musical cercanos a viviendas… El ruido es la más común de las molestias que tenemos que soportar a diario, sobre todo los habitantes de la ciudad.

La lucha contra el ruido constituye, por tanto, una prioridad y la puesta en marcha de esta lucha precisa de la coordinación de diferentes actuaciones en el terreno legal, formativo y participativo, entre otros.

El ruido, de múltiples orígenes y percibido de distintas maneras según los lugares y las personas expuestas a él, constituye un fenómeno social complejo. A partir de un cierto nivel, es una molestia que amenaza la salud psicológica e incluso física (efectos sobre el oído) de las personas.

En la actualidad, las sociedades desarrolladas y los modelos que adoptan las sociedades en vías de desarrollo, tienen al ruido como protagonista. A diferencia del control de otros contaminantes, el control del ruido ambiental es muy limitado. Hay falta de conocimiento de sus efectos sobre los seres humanos y falta de criterios definidos sobre la relación entre dosis y respuesta subjetiva.

Sin embargo, la dimensión del problema del ruido es amplia. Según la Organización Mundial de la Salud, en la Unión Europea, alrededor del 50% de la población vive en zonas de gran contaminación sonora y más del 30% están expuestos a niveles de ruido que les trastornan el sueño. El problema también es grave en ciudades de países en desarrollo, sobre todo por el ruido de tránsito.

Los transportes, la industria, las actividades de ocio, la “cultura” del sonido, constituyen nuevas fuentes de ruidos y en unos niveles, en intensidad y duración, superiores a ninguna época.

¿Qué pautas debemos seguir ante la contaminación por ruido?

1ºExigir por escrito -mediante burofax- a la/s persona/s que esté contaminando que deje de hacerlo, exponiendo detalladamente los daños y molestias que el ruido le está provocando y los perjuicios para su salud física y psíquica y su calidad de vida.

2ºComunicar el problema a la Junta de la Comunidad de Propietarios, ya que el productor del ruido puede ser un vecino y afectar a más de uno o incluso en el caso de que sea un local comercial situado en los bajos de la Comunidad afectar también a más de un vecino y la unión de afectados y su actuación en grupo puede ser más eficaz.

3ºDenunciar el hecho ante el Ayuntamiento. La Administración Local es la competente en materia de ruidos. En caso de inactividad de éste, la Junta de Andalucía tiene competencias subsidiarias y deberá realizar las mediciones oportunas.

4ºLlegado al extremo de que aún siguiendo estos pasos, ni la persona productora del ruido cese en su actividad, ni el Ayuntamiento actúe a pesar de ser requerido incluso por la Junta de Andalucía, deberá poner el asunto en manos de un abogado a fin de solicitar el amparo de los tribunales vía contencioso administrativa o penal ya que el hecho podría ser constitutivo de un delito medio ambiental.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.