Cómo comportarse con asertividad

sonrisa¿Qué es ser una persona asertiva?
Con frecuencia oímos o leemos la palabra asertividad en ocasiones empleada incorrectamente o algunas personas nos preguntan su verdadero significado, por lo que creemos necesario tratar el importante tema de la asertividad personal.

Si acudimos a la página de internet de la Real Academia Española de la Lengua encontramos que en su edición número 22, última publicada en el año 2001, del DRAE, Diccionario de la Lengua Española, que es su obra de referencia, no figura como entrada el término “asertividad”, siendo probable que la incluya en la nueva edición que seguramente se publicará a finales del presente año 2014.

Publicidad

Por otra parte en el mundo profesional de la Psicología suele definirse como la capacidad de expresar opiniones, sentimientos, actitudes, deseos y conductas así como reclamar los propios derechos de manera correcta sin ansiedad ni agresividad respetando los derechos de las demás personas y haciéndolo en el momento adecuado.

¿Podemos actuar asertivamente sin ser agresivos?
Es posible poder comportarse con asertividad solicitando y consiguiendo lo que se desea sin molestar y sin por ello dejar de ser uno mismo.

Según la educación recibida desde que nacemos y las vivencias que hayamos tenido podemos llegar a ser personas más o menos asertivas, aunque también es posible con asesoramiento y entrenamiento especializado aumentar y mejorar nuestras habilidades sociales.

Cómo mejorar nuestra asertividad personal.
Vamos a dar algunas pautas para poder mejorar nuestra asertividad:

Es recomendable empezar entrenando pequeñas situaciones con dificulta asequible donde podamos conseguir resultados positivos a fin de aumentar nuestra confianza personal para así poder avanzar en nuevos retos.

Generalmente a muchas personas les cuesta decir NO, por lo que debe entrenarse el saber denegar u oponerse en situaciones cotidianas sencillas de manera tranquila y respetuosa.

Expresa tus opiniones y deseos de manera comprensible, detallada y directa además de en tono respetuoso aunque decidido.

Habla siempre en primera persona, anteponiendo la palabra YO cuando desees expresarte, así personalizarás tus opiniones, sentimientos, deseos y conductas, haciéndote protagonista.

Cuando te expreses, sea una petición de información, deseo o comunicación de una queja, hazlo relajado de modo educado y sin disculparte por ello.

Comunícate de manera clara, con tono de voz suficiente audible y expresión corporal coherente, procurando mirar a la cara y sonriendo porque así mostrarás seguridad personal y afabilidad.

En casos de desacuerdos no tienes obligación de justificarte por cada opinión o decisión que elijas.

Es conveniente actuar de manera firme aunque tranquila para por lo menos haber hecho todo de nuestra parte para conseguir los objetivos.

Cuida especialmente las formas no perdiendo la calma, sin enfadarte ni poniéndote a la defensiva, buscando alternativas positivas o bien posponiéndolo a un mejor momento en caso de ofuscación de la otra persona.

Ser flexible en tu actitud según la situación y el contexto concretos, aumentando o reduciendo la asertividad según la dinámica de evolución de la interacción personal.

En ocasiones hay que reservarse algunas opiniones o sentimientos para facilitar la relación asertiva, sin que por ello nos contradigamos ni perdamos nuestro propio control personal.

Mejorando de forma continua
Mediante éstas sencillas pautas practicadas de manera frecuente en las muchas situaciones cotidianas que nos encontramos cada día podemos conseguir mejorar nuestra confianza y seguridad personal, evitar problemas y conflictos, así como aumentar la calidad de nuestras relaciones personales, de pareja, familiares, sociales y laborales.

Conseguido éste nivel básico, la vida nos ofrece contínuamente diversas situaciones para mejorar nuestras competencias personales, así como poder por nosotros mismos profundizar en la mejora de nuestras destrezas al poder ser ya mucho más protagonistas de nuestra vida al desarrollarnos plenamente en cualquiera de nuestros ámbitos de actuación.

Fernando Gálligo Estévez es psicólogo. Ha realizado los Cursos de Doctorado en Psicología (Universidad Complutense de Madrid), Máster en Recursos Humanos (Universidad de Sevilla), Máster en Sexología (Sociedad Sexológica Malagueña) y Experto Universitario en Género e Igualdad de Oportunidades (Universidad de Málaga). Desde el 1 de enero del año 2000 trabaja como psicólogo del Instituto Andaluz de la Mujer en Málaga. Además, es formador universitario y de profesionales de Administraciones Públicas y empresas privadas. Ha publicado los libros “SOS…Mi chico me pega pero yo le quiero” 2ª ed. marzo 2013 (editorial Pirámide), “Amando sin dolor, disfrutar amando” 1ª ed. mayo 2013 (editorial Pirámide) y las monografías “Trátame bien” (Junta de Andalucía) y “Ámame bien” (Universidad de Alicante). Escribe habitualmente artículos y colabora en prensa, radio y televisión a nivel nacional.

Publicidad
Victoria Contreras
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.