¿Ciudadanos de un lugar llamado mundo?

mafaldaCreía que en el siglo XXI uno era ciudadano del mundo. Un mundo sin fronteras donde lo mismo podías encontrar un madrileño en Pekín, que un sudafricano en Londres. Uno podía desplazarse por los diferentes continentes por ocio, por trabajo…pero con libertad, más si se trataba de territorio europeo, pero parece que andaba yo equivocada.

Suiza ha aprobado recientemente el proyecto de ley para limitar la inmigración. Bélgica fuerza la salida de ciudadanos comunitarios porque suponen una “carga irracional” para el sistema de ayuda social del país. Y en España las fuerzas de seguridad lanzan pelotas de goma a aquellos que ponen su vida en peligro por buscar un futuro mejor.

Algunos salen para formarse y mejorar su currículum, otros por vivir nuevas experiencias y ampliar horizontes, pero muchos lo hacen por buscar una manera de ganarse el pan. Entre este último grupo, se encuentran muchos españoles, todos tenemos algún conocido más o menos cercano, y no creo que nos gustase ver en televisión cómo son recibidos en ese país de destino con medidas antidisturbios como si fueran delincuentes antes de poner un pie en el país extranjero.

Inmigrantes no solo son los que llegan en las pateras o con apenas dinero en el bolsillo. Inmigrantes también son las grandes estrellas del fútbol, los artistas, los jubilados del norte de Europa…la única diferencia es el dinero. ¡Tanto tienes tanto vales!

Entonces ahora, yo, que siempre he sido una niña preguntona, me cuestiono: ¿solo podremos visitar otros países por turismo? ¿Y si nuestro país, llámese Ucrania, Senegal o España, no nos ofrece oportunidades para tener un futuro digno? ¿Deberemos conformarnos entonces?

¡Paren el mundo, me quiero bajar!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.