Cartas a Mario: Violencia cero

escribiendocartaMi querido amigo Mario cuánto echo de menos estar en contacto contigo más a menudo de lo que estoy haciéndolo ahora. Espero recuperar mi actividad escritora al cien por cien y poder estar contigo semana a semana y contarte lo que veo, siento y vivo día a día.

Hoy es un día para sentirse optimista. Mi oftalmólogo me dice que la cosa va mejorando, pero sin propasarse. Que no me esfuerce ni cometa imprudencias. Que lo que se ha conseguido en varios meses no lo perdamos en un momento por cometer una imprudencia. La verdad es que me encuentro mejor mucho mejor de la vista y de ánimo, de ahí que mi pluma tiene que volver a ser optimista pero no por eso menos crítica.

Resulta Mario que el otro día, precisamente cuando volvía a casa después de una revisión médica, me cruzo con una pareja de unos cuarenta años que se increpaba voz en alto y en plena vía pública. Sé que esto no te extraña ya que lo hemos comentado en muchas ocasiones, retrocedemos puesto que los medios que se ponen no hacen su efecto.

Son muchos los euros empleados anualmente y muy pocos los resultados obtenidos. Son muchas, demasiadas diría yo, las apariciones de políticos hablando del tema, y sobre todo de mujeres que ocupan cargos de mucha relevancia como ministras, concejalas … El problema sigue sin resolverse como otros muchos temas que nos machacan día a día en portadas de cualquier medio de comunicación.
Es verdad, mi querido amigo Mario, que esto nos viene de muy atrás. La violencia de género ha existido siempre. Nuestra infancia ha estado presidida por un patriarcado absolutista y devastador. Eran otro tiempos, todo estaba atado y bien atado ¿Recuerdas? y después de casi cuarenta años todo sigue “mucho peor”, diría yo.

Hay cosas que no cambian porque el sistema no lo permite. Qué nos queda por hacer. Yo creo que una revolución, como hubo tantas, que nos dé otra esperanza y sobre todo, otra vida distinta de la que vivimos. Todo depende de los políticos, de “sus leyes”. Puede que vaya siendo hora de que el pueblo vaya hablando. No se habla con votar en la urnas, mi querido Mario. Vamos a tener que hablar en otros sitios y de otra manera. No te digo que lleguemos a un enfrentamiento como una guerra civil, pero tenemos que cambiar algo, si no esto no tiene arreglo.

No me preocupa la gente violenta, lo sabes y te lo he manifestado en muchas ocasiones, me preocupa mucho más los que generan violencia. Y ahí tenemos a nuestros políticos con enfrentamientos un día sí y otro también, y me preocupa la sesión de sucesos de los medios de comunicación que un día sí y otro también nos informan de un asesinato por violencia de género.

¿Vendrá todo desde que Adán fue el primer hombre y después no sé a quién se le ocurrió que debería haber alguien por debajo y a las órdenes de ese hombre? Ya te digo Mario que esto no ha cambiado lo más mínimo. La violencia y el machacar al otro siempre ha existido. ¡Qué pena! Cuánto hemos perdido en tanto tiempo. Son más de dos mil años. ¡Qué más da Mario! Aquí todo vale. El tiempo sirve sólo para darnos cuenta de que nada ha cambiado aunque vivamos engañados por “unos y por otros”.

Un fuerte abrazo de tu amigo Manuel Gala.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.