Cartas a Mario: ONG, Fundaciones, Bancos de Alimentos…

escribiendocartaHoy mi querido amigo Mario me he levantado pensando en todos los organismos, fundaciones, asociaciones y muchos más que se han ido creando a lo largo de la historia de este país. Recordarás aquella hucha que era la cabeza de un negrito donde teníamos que depositar las monedas que nos daban en casa donde apenas había para comer.

Si te das cuenta, Mario, casi todas estas organizaciones se crearon para ayuda humanitaria y defender los derechos humanos de países subdesarrollados. Si nos metemos en cualquier página Web podríamos ver con nombres y siglas las más de quinientas organizaciones que tienen una misma idea “ayudar a personas necesitadas”. Lo que me ha dado que pensar hoy es que cada vez se van creando más y más fundaciones, sí, ese es el nuevo nombre.

En el año 1996 se crea FESBAL (Federación Española de Bancos de Alimentos) que recibió el Premio Príncipe de Asturias 2012. Me imagino que ya se iba viendo la necesidad de ayudar a familias en España. De hecho nuestros gobernantes siempre han estado todos a favor, como no podía ser de otra manera, de todas estas iniciativas. Yo creo amigo que siempre ha habido gente sin medios para vivir dignamente. Este país donde tú y yo hemos nacido se ha pavoneado durante muchos años de que esto era el lugar ideal, de que en España se vivía muy bien, de que aquí podían venir inmigrantes porque teníamos trabajo para todo el mundo y con una remuneración más que digna.

Al cabo de casi veinte años después resulta que esos Bancos de Alimentos tienen que volcarse con una población española cada vez más numerosa. No solamente los que ya existían sino que se han ido sacando de aquí y de allá, colegios, cofradías, parroquias, asociaciones de vecinos. Por supuesto porque el cerco se ha ido estrechando tanto que hay pocas comunidades de vecinos donde no haya alguien que necesite de esa ayuda.

Habrás visto mi entrañable Mario a alumnos de institutos en las puertas de los supermercados recogiendo productos no perecederos para llevarlos a esos Bancos de Alimentos. Mi última reflexión y no por ello la menos importante sería pensar si no hay alguien que utiliza a todas esas personas para que todo siga adelante como si no ocurriera nada o que esto es la solución. ¡Vamos lo que nos dicen nuestros gobernantes todos los días!, que hay que hacer esfuerzos y más esfuerzos mientras ellos siguen llevándose todo lo que pueden y más de los otros bancos, los que dan dinero y no alimentos.

Me parece Mario que nos siguen tomando el pelo. No se te habrá olvidado que nosotros recogíamos alimentos cuando apenas teníamos quince o dieciséis años, y después los repartíamos por casas, guarderías, iglesias… Luego mis hijos también recogieron alimentos cuando eran estudiantes de bachillerato y seguimos hoy colaborando económicamente con algunas de esas organizaciones. Esto queda así muy bonito pero ¿qué hacen esos políticos que se llevan miles y miles de euros al mes a su casa? ¿Colaboran con alguien? ¿Intentan acabar con tanto desastre? Yo creo que no, que no es ese su papel. Ellos están ahí para otra cosa, no para preocuparse por el montón de españoles que pasarán sus peores navidades.

Un abrazo Mario de tu amigo Manuel Gala.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.