Canto al amor

corazonesMe gustaría escribirte un gran poema de amor, de esos que ya no se escriben hoy en día. Pero te lo escribo en forma de carta, también de amor, que tampoco se escriben pero que yo me defiendo mejor. Hoy las nuevas tecnologías han dejado al hombre y a la mujer también sin cerebro, sin corazón para la poesía, para sentir un poquito de amor. Son tiempos donde casi nada es importante y mucho menos decir “Te quiero “. Nos hemos hecho cómodos, insensibles, banales… gente sin tiempo para demostrar lo que sentimos, si es que sentimos algo, y mucho menos para poder escribirlo para alguien.

Todo lo que nos rodea son prisas, vivir para nosotros, no dar importancia a nada ni a nadie. Nos estamos convirtiendo en rocas prehistóricas sin ningún valor. Somos un metal a extinguir, no tenemos sentimientos, si los tuvimos al nacer los hemos perdido al igual que hemos perdido tantas cosas. Nos preocupamos del trabajo, comer, dormir y poco más. Hemos dejado a un lado la charla, los sentimientos, dejar correr nuestro corazón.

Todo lo hemos dejado, pasar delante de nuestras narices sin darle importancia. El hombre, la mujer, debe ser algo más de lo que es hoy. Nos acucian otros problemas y olvidamos el cariño, el besar, el compartir con “tú pareja “. Esa palabra no tiene sentido hoy en día. Ni compartir ni pareja, las dos las hemos dejado a un lado. No valemos nada si no aunamos y juntamos ambas.

Desde mi corazón, desde mi cariño y desde mi forma de escribir te digo que eres importante para mí, aunque no te lo creas o no te lo demuestre eres mi primer pensamiento al despertarme, mirar y ver que estás junto a mí. Eso me hace no sentirme solo y además querido, otras dos palabras importantísimas. Hay muchísima gente sola y no querida.

Nos preocupamos de otras cosas, estamos alejados de lo que debería ser. ¿De qué nos vale tener tanto: trabajo, amigos, dinero… si luego no tenemos nadie al lado ni para contarle lo que te pasa ni para sentirte querido? Es triste el mundo que estamos creando. Si no salimos pronto de este laberinto al que hemos llegado a empujones, pronto terminaremos por decir o al menos pensar que esto es una mierda, que el amor no existe.

Yo me desmarco de todo este tinglado y hago un llamamiento a todas esas parejas formales o informales a que se dediquen a mirarse un rato todos los días, a decirse lo que sienten el uno al otro, a llevar caminos paralelos y a disfrutar de lo poco que tiene esta vida: la compañía de alguien que se despierta a tu lado y que sabes que es importante para ti y tú para él o para ella.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.