Caminando con Blanca. Un tesoro de recuerdos

caminandoblancaBlanca coge entre sus manos una cajita de madera dónde guarda varios objetos, aunque no tienen valor económico ella sabe lo que significan en su corazón. Son pequeños tesoros de una vida, una fotografía, un reloj, o una postal, entre otras cosas, son sus verdaderas joyas.

Hoy día lo material es protagonista, quitándole valor a las cosas sencillas; antes se tenia sólo un par de zapatos, un traje para los domingos, un único juguete, y de madera… Los tiempos cambian, la avaricia se acentúa cada vez más, y el egoísmo reina; si la vecina tiene algo tú quieres tener el doble, si el amigo de tu hijo tiene una nueva videoconsola vas y le compras a tu pequeño otra mejor. Nuestros niños y niñas han nacido en una sociedad materialista, por ello tenemos que fortalecerles cosas tan significativas, que los de anteriores generaciones si podemos valorar, como son el compartir, el regalar, o el ayudar a los demás.

Publicidad

Blanca sabe que el dinero seguirá marcando y moviendo el mundo, pero éste no trae la felicidad. Ella sabe que tras días nublados siempre aparece el sol, no compra ninguna amistad, ni lastima a nadie en su camino, es feliz con lo poco que tiene porque lo consiguió con su esfuerzo. Blanca vuelve a cerrar la caja de madera con aquellos objetos de tanto valor sentimental, siempre que tenga tiempo la abrirá para recordarse a sí misma que el verdadero valor está en nuestros recuerdos y experiencias no sólo en algo material.

Publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.