Caminando con Blanca. El escalón frío

caminandoblancaComo un día más Blanca pasea por su pueblo, lleva a su hija al parque para que juegue con sus amigos, y más tarde a la compra. En la puerta del supermercado Blanca escucha un constante “buenas tardes”, siempre que entra a comprar oye ese saludo débil, casi susurrante, pero como mandan las prisas nunca se detuvo a ver de dónde venía, hoy se paró y vió quién la saludaba.

Desde un rincón, más que sentada, agazapada, con rostro marcado, sonrisa triste, en aquel escalón frío se encontraba una mujer que se escondía en su propia mirada.

Publicidad

Esa mujer consiguió llamar la atención de Blanca, una mujer sin recursos, mendigando sin pedir sólo ofreciendo su saludo al que va pasando con una mirada escondida y esquiva. Blanca imagina a esa mujer en una vida completamente distinta, las dificultades seguro la llevaron hasta esa puerta y hasta ese escalón. Su mirada la delata, siente vergüenza pero agradece amablemente cada céntimo que le dan, una mujer educada, no levanta las manos para coger las moneda, sólo se queda allí sentada combatiendo el frío.

Blanca reflexiona sobre la pobreza, cuando se piensa en miseria nos vamos al tercer mundo, los anuncios de la televisión donde las ONG piden dinero para países lejanos, sin embargo en nuestro país, o de forma incluso más cercana como en nuestro propio pueblo también las hay. Cuando lo vemos por televisión con el mando cambiamos de canal ocultando esa realidad, e incluso cuando sales de la puerta del supermercado y miras a los ojos del que pide volvemos la cara como si no fueran visibles, otra forma de cambiar de canal.

Es duro verse así, no tener que llevarse a la boca, o donde vivir, las desigualdades sociales se acusan cada vez más. Blanca se imagina en la piel de esa mujer de la sonrisa triste, sin recursos, sin monedas en el bolsillo, buscando su escalón frío, esquivando la mirada de los que vuelven la cara. Blanca reacción, necesita saber como paliar esta situación, no tiene la repuesta, lo único que sabe es que siente vergüenza de caminar sin poder ayudar.

Publicidad
Victoria Contreras
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.