Caminando con Blanca. Con acento andaluz

caminandoblanca

caminandoblancaLa cultura andaluza no son caricaturas ni estereotipos caducos, la cultura de Andalucía son viejos refranes de sabios abuelos, son las pieles morenas de arar en los campos, son aquellos pescadores de mares revueltos, son multitud de signos que han forjado esta tierra, y legado de esa historia también es nuestro dialecto y nuestro acento.

Blanca se indigna cuando oye decir que los andaluces no saben hablar, que son personas incultas, que cambian las eses por las zetas, que se comen las palabras y que tienen expresiones extrañas. Blanca no se avergüenza de su acento, le llena de orgullo su Málaga, su bombonera, piensa que de ignorante sí es llamar cateto y renegar de la tierra, pobres «descastaos».

Publicidad

Y es que en andaluz todo suena con más chispa; un chaval enamorado es un «mahareta» que está «engorilao» por una «marenga» guapa, que lo deja «empanao». Y esa misma chispa y arte es el que se contagia en la calle, porque aquí ni con el terral de agosto nos quedamos «aplatanaos» por eso uno busca un chiringuito «pá» tomarse unos boqueroncitos y una copita de Cartojal, mira que gusta decir «chuminás» cuando se va la «chaveta», y entrar en los sitios aunque este «petao» de «ente» si vale la pena. Que «pechá» de tanta incultura con lo «perita» que sería que entendieran que nuestro dialecto no es de catetos ni de «chusmones», es la identidad de nuestra gente.

Qué bonito es en estos tiempos tan globalizados y universales tener distintivo propio, porque la vida pasa (y pensar que «tó» esto antes era campo…), pero la cultura, las tradiciones, el habla de un lugar se queda en sus gentes. Y es que a Blanca le entra un «pellizquito» cuando camina fuera de su tierra y escucha ese acento andaluz, que poco le importa que la llamen «exagerá», ella sólo dice que de su tierra está «enamorá».

Publicidad
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.