Brazo gitano: un dulce muy enrollado

brazogitanochocoEl brazo gitano es un dulce muy enrollado que encuentras, generalmente, en las vitrinas de cualquier pastelería. A mí me trae el recuerdo de meriendas de domingo o “especiales” en las que este dulce coronaba una mesa repleta de cafés. ¿A quién no le ha ocurrido, alguna vez, que le han invitado a una comida y, para no ir con las manos vacías, se ha presentado al encuentro con un brazo gitano?

Te voy a revelar un secreto. Me contaron, no hace mucho, que la idea de hacer el conocidísimo programa de televisión Cuarto Milenio surgió de una merienda en una casa sevillana mientras Iker Jiménez y otros acompañantes daban buena cuenta de un estupendo brazo gitano. No sé hasta qué punto es cierta la anécdota pero se me antoja divertido pensar que el programa de misterios tuvo un origen tan dulce.

Publicidad

Como en otras ocasiones, he intentado rastrear la historia del dulce que hoy te traigo y me he encontrado con varias versiones. Una primera versión atribuye el origen del brazo gitano a “los calderos”, las personas que se encargaban de arreglar los elementos de hierro como ollas y calderos y que solían ser gitanos, a quienes los pasteleros tenían la costumbre de regalar retales de los pasteles del día anterior que los gitanos transportaban enrollados. Una segunda hipótesis sobre el origen de este dulce viene a decir que su nombre se debe, simplemente, a que es un dulce alargado en el que se ve el relleno oscuro como la piel de un gitano. Y una tercera teoría habla de un monje italiano de la Edad Media quién viajando por el mundo se encontró con este postre en un monasterio de Egipto y lo denominó “brazo egipciano”. De ser así, el actual nombre del dulce se debería a una derivación de egipciano por gitano.

Fuera como fuese, a mí ya se me está haciendo la boca agua de tanto contarte, así que mejor pasamos ya a la receta para que aprendas a hacer tu propio brazo gitano.

Los ingredientes que necesitas para el bizcocho son 140 gr. de harina, 10 gr. de maicena, 6 huevos, 150 gr. de azúcar, media cucharadita de jugo de limón y media cucharadita de aroma de vainilla. Y para el relleno necesitas 400 ml. de nata y 100 gr. de azúcar.

Comienza la preparación de tu brazo gitano elaborando el bizcocho.

Primero, tamiza la harina con la maicena y reservarlas. Luego, separa las yemas de las claras de los huevos. Pon en un recipiente grande las yemas con el azúcar y bate hasta que quede esponjoso. Añade la vainilla y bate un poco más. Después, bate aparte las claras con el limón hasta alcanzar el punto de nieve.

Ahora tienes que ir añadiendo a la mezcla de huevos un poco de las claras montadas y de la mezcla de harina y maicena progresivamente e ir mezclándolo todo suavemente con movimientos envolventes. Yo te recomiendo añadir un par de cucharas de claras montadas y una cantidad aproximada de la harina y maicena y cuando lo tengas bien mezclado repetir el proceso tantas veces como sea necesario hasta que lo tengas todo integrado.

Ya solo falta que pongas un papel de hornear sobre la bandeja de horno y extiendas la mezcla que acabas de preparar. Puedes alisarla con una espátula. La idea es que luego te quede un bizcocho cuadrado muy fino.

Finalmente, hornéalo durante siete minutos en un horno a 180º con calor arriba y abajo y precalentado previamente.

En realidad, este bizcocho puede servirte de base para muchos otros dulces o incluso comértelo solo porque es muy sabroso.

En esta ocasión, para hacer un brazo gitano, lo que tienes que hacer es poner por encima del bizcocho el relleno que quieras. Yo hoy te propongo que lo rellenes de nata. También puedes rellenarlo de crema pastelera, mermelada, crema de cacao, dulce de leche o lo que se te ocurra.

Como toque final puedes espolvorear un poco de azúcar glass pero, de nuevo, yo te sugiero que vayas un paso más allá y lo cubras con ganache de chocolate. ¿Has visto cuántas veces le hemos dado uso a la ganache de chocolate desde que te enseñé a hacerla en la tarta de la abuela moderna?

La decoración con la que remates tu brazo de gitano dependerá de tu creatividad. Yo, como puedes observar en la foto, le he cerrado los extremos con nata montada. Para ello, me he ayudado de una manga pastelera. También he hecho una pequeña decoración en la parte de arriba a la que he puesto algunos pequeños bombones de chocolate. ¿Qué te parece?
¿Te atreves a hacer tu propio brazo gitano?
Quién sabe si en otra merienda, acompañada por tan enrollado dulce, termina surgiendo un nuevo y enigmático proyecto. ¿Probamos?

Eva María Torres de los Santos. Soy sevillana, natural de un pueblo de marismas por cuyas arterias corre jugo de tomate, conocido como Los Palacios y Villafranca. Nací hace veintiséis años, una tarde lluviosa de junio en la que casi mando al otro barrio a mi madre. A modo de compensación, en cuanto alcancé la altura suficiente para llegar a la encimera y a la vitrocerámica, empecé a ayudarla a cocinar y así surgió una de mis grandes pasiones. Mis otras aficiones, llámenlas inquietudes o gusanillo que si no alimentamos a conciencia nos acaba consumiendo como una solitaria, me han llevado a Licenciarme en Historia y hacer un Máster de Escritura Creativa.
Puedes leerme en http://evadeteescrituracreativa.blogspot.com.es/

Publicidad
Victoria Contreras
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.