Bizcocho de chocolate, un goloso apaño para las visitas navideñas

bizcocho de chocolateOficialmente, es Navidad. Esto quiere decir que acaba de empezar esa maravillosa época del año en la que las calles están atiborradas de gente a todas horas, hace frío hasta en el Sur, tienes comidas protocolarias con gente con la que no compartirías ni un café y acabas compartiendo una buena curda, pasas días buscando regalos agotados o intentando adivinar la talla y gustos de tus allegados, decoras tu casa con un árbol de plástico colocado en medio del salón lleno de guirnaldas y luces parpadeantes (omitiré decir a qué me recuerdan tan grotescos adornos) y en la que terminas gordo como un cochino después de haberte cebado con tanto festín navideño y tanto polvorón.

Ay… cómo me gusta la Navidad. En serio te lo digo: qué suerte que no puedas ver mi cara de Grinch al otro lado de la pantalla mientras escribo estas letras. No obstante, a lo mejor tú tienes niños y para ellos es una época bonita, o a lo mejor tienes una familia modélica de esas que aparecen en las películas americanas donde todo es risa y alegría y las cuñadas no se sueltan pullas, los cuñados no aprovechan el jolgorio para beberse hasta el agua de los floreros disimuladamente, los primos no se pelean jugando y los abuelos no le dan collejas a los nietos si picotean los platos antes de tiempo. Definitivamente, ¡qué suerte la tuya!

Publicidad

Seas un suertudo de estos o no, probablemente recibirás visitas en casa estos días y algunas incluso sin avisar con tiempo, ¡hala, a repartir amor improvisadamente!

¿No te ha ocurrido que cuando viene gente a merendar a casa en Navidad los recibes con una bandeja repleta de mantecados, mazapanes y todo tipo de dulces preparados para la ocasión y los muy desagradecidos te contestan algo así como «ay, no, no me apetece, gracias, si es que llevo desde noviembre comiendo mantecados…»? Yo, de buena gana les cerraría la boca con un polvorón y no les daría ni agua a ver si se atragantaban, pero como quizá tú no seas tan malvado como yo (espero), de seguro te gustaría tener algo fácil y rápido para salir del apuro con esas más o menos deseables visitas navideñas o, ya puestos, en cualquier merienda improvisada, por eso te traigo un goloso apaño: bizcocho de chocolate.

Saber hacer un buen y jugoso bizcocho es algo que te va a sacar del apuro en cualquier época del año y si, además, tiene un toque especial como este bizcocho con sabor a chocolate, tanto mejor.

Para una merienda que nos ha pescado por sorpresa y no tenemos ni tiempo, ni ingredientes para hacer grandes malabares reposteros, lo suyo es hacer un bizcocho como el de toda la vida con ingredientes que nunca faltan en tu despensa. Nada que ver con un brownie y cosas de esas, pues no queremos un mazacote de chocolate, sino algo más ligero.

Los ingredientes que necesitas son 4 huevos, un sobre de levadura, 1 yogur de limón (o coco, personalmente, me encanta el toque que le da esta opción al bizcocho) y tomando la medida del vaso de yogur necesitas, también, 3 vasos de harina, 2 vasos de azúcar, 1 vaso de aceite de girasol y 1 vaso de cacao en polvo.

El bizcocho de chocolate se elabora en un momento. Solo tienes que batir los huevos, el yogur y el azúcar y luego agregarle la harina, la levadura, el aceite y el cacao, como te dije, utilizando de medida el mismo vaso del yogur. Puedes agregar dos vasos de cacao en polvo en lugar de uno si quieres un bizcocho con un sabor más intenso a chocolate. Yo no le agrego tanto porque me gusta que no sea tan pesado, pero es cuestión de gustos.
Para terminar, vierte el preparado en un recipiente apto para el horno.
El tiempo de horneado es de unos 20-25 minutos aprox. en un horno a 180º con calor solo por abajo.

Este bizcocho de chocolate es muy esponjoso, está delicioso y con que lo presentes con un poco de azúcar glass espolvoreada por arriba quedas como el mejor de los anfitriones. Ahora bien, esto es un básico que deberías tener anotado porque a poco que le rajes por la mitad y le eches dulce de leche, crema de cacao o alguna crema pastelera que sepas hacer y luego lo cubras con una ganache de chocolate como la que te enseñé a hacer en la receta “la tarta de la abuela moderna”, tienes una improvisada y riquísima tarta. Recuerda lo que siempre te digo: es cuestión de echarle imaginación.

Eva María Torres de los Santos. Soy sevillana, natural de un pueblo de marismas por cuyas arterias corre jugo de tomate, conocido como Los Palacios y Villafranca. Nací hace veintiséis años, una tarde lluviosa de junio en la que casi mando al otro barrio a mi madre. A modo de compensación, en cuanto alcancé la altura suficiente para llegar a la encimera y a la vitrocerámica, empecé a ayudarla a cocinar y así surgió una de mis grandes pasiones. Mis otras aficiones, llámenlas inquietudes o gusanillo que si no alimentamos a conciencia nos acaba consumiendo como una solitaria, me han llevado a Licenciarme en Historia y hacer un Máster de Escritura Creativa.
Puedes leerme en http://evadeteescrituracreativa.blogspot.com.es/

 

Publicidad
Victoria Contreras
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.