BEZMILIANA 2020

fuerteHoy, lunes, 17 de febrero de 2020, al cumplirse exactamente los setenta años de la confirmación de Rincón de la Victoria como cabecera de este término municipal, la Corporación Municipal ha decidió dar firmeza, en acto oficial y solemne, a su decisión en favor de que este municipio recupere una histórica denominación común que, como desea su pueblo, su historia y su propia bandera refleja, une aún más a los núcleos de población del mismo: Benagalbón, La Cala del Moral, Torre de Benagalbón y Rincón de la Victoria, como capital del mismo.

Desde hace años se viene hablando de ello y, por distintos colectivos, trabajando decididamente en favor de este propósito. Fue en 2011, cuando nació RINCREA-Iniciativas Ciudadanas, desde entonces no se ha cejado en esta idea, haciéndose ver que hay cosas que la misma Historia lleva siglos pidiendo su recuperación. Más aún cuando, contándose con la real unión de estos núcleos de población y, sobre todo, de las personas que los habitan, se da un común sentimiento en este orden histórico y cultural, como medio para el progreso de toda la comunidad municipal.

La idea ya venía de muchos años atrás. En 1998, se planteó desde la naciente Institución Cultural Bezmiliana, como también se planteó en la misma fundación de Rincrea, entidad que en estos años sí ha venido cumpliendo fielmente sus objetivos de iniciativas ciudadanas en favor de todo el municipio con entrega, generosidad e independencia, superando no pocas dificultades y, en ocasiones, hasta incomprensiones. Igualmente se pensó en distintas ocasiones, desde aquellos días de 1906, cuando administrativamente la casa consistorial pasó, por ser ya el núcleo más poblado, “al lugar de la Casa-Fuerte”, el que iba creciendo cada vez más y volvía, ya definitivamente, a repoblarse tras centurias de despoblamiento.

Nadie, al menos entonces, había olvidado el nombre primero y singular, por su historia y belleza, por su arraigo de siglos y por su significado. Vizmiliana, en época romana; Bizilyana, hace mil años, como así lo recogió el geógrafo e historiador El-Idrisi; Bismiliana, Bizillana, Besillana o Bezmiliana, en tiempos musulmanes. Tantas y más variantes de denominación como culturas han pasado por aquí, hasta el punto de que aquél día de mayo, va a hacer ahora cinco siglos y cuarto, en el que pernoctó en ella el rey Fernando el Católico con el grueso de sus huestes camino de Málaga, los cronistas la citaron como Vezmiliana, según Varela: Bezmiliana, escribe Pulgar, y como Besillana, en la Historia del marqués del Cádiz, el legendario don Rodrigo Ponce de León, que también pasó aquel histórico día por aquí.

Casi cuatro siglos y cuarto después, ya en 1846, el diccionario de Pascual Madoz, inigualable si tenemos en cuenta el momento en que se realiza, nos habla de la Venta de Bizmiliana, “junto al castillo llamado Casa-Fuerte de Bezmiliana”, donde había una capilla, eso sí, de propiedad particular.

Puede que la despoblación, en primer lugar causada por el temor a las incursiones de piratas, un verdadero sin vivir de las poblaciones ribereñas durante siglos temiendo y soportando los saqueos de despiadados berberiscos, entre otros. En tiempos posteriores y no tan lejanos, las de los piratas ingleses y holandeses, que los había y eficacísimos en su sucia tarea, harían necesaria la construcción de la fortaleza o castillo de Bezmiliana, ya en 1766, y comenzó a renacer la población en su entorno.

Lo cierto ha sido que, de alguna forma, jamás se olvidó y dejo de citar a todo este lugar como “Bezmiliana”. Así, se le dio esta denominación a multitud de actividades, centros, establecimientos de todo tipo. Éramos y somos de aquí y nos sentimos sumamente orgullosos de ello. Amamos sus esencias y tradiciones, su realidad presente, llenándonos de satisfacción su pujante crecimiento como municipio y ciudad alcanzado a lo largo de los años y, más aún, entre todos, en estos últimos de esta segunda década del siglo XXI.

Así, desde que se planteó la propuesta de no perder oportunidad para hacer referencia a este municipio como Lugar de Bezmiliana, se consolida cada vez más cuanto nos une a todos. ¡Cuánto se ha avanzado desde 2011! Desde que se puso en marcha esta iniciativa, simplemente como una más de las muchas interesantes que comenzaron entonces a desarrollarse. Claro, se ha venido dando a muy alto nivel el permanente compromiso de las buenas gentes de Rincón, de la Cala, de Benagalbón, de Torre Benagalbón y de cualquier otro punto de este singular municipio con ésta su tierra.

Toda idea es posible que algún día se lleve a cabo. Que nadie lo dude. Será el tiempo quien lo decida, aunque se crea en principio una quimera o un simple sueño de historiador. En definitiva, se trata de la razón de ser de las cosas y del amor que se les ponga., más aún cuando ello es sano y fundado. Sí, siempre es tiempo de seguir ensanchando y engrandeciendo el espíritu de personas y pueblos. Y para eso hay que soñar, aunque los sueños parezcan irrealizables. ¿O no? Probablemente, seguro, la disposición, el intento, el propósito, de realizarlos nos engrandece nuestro espíritu, el de personas y pueblo. Un pueblo convertido ya, sin dejar de ser lo que fue, es y será siempre, en una ciudad para vivir y soñar y no únicamente para dormir o pernoctar.

En 2011 se pensaba que la comunicación rápida y directa con el centro de la capital de la provincia, era aún un sueño. Pues este artículo, precisamente en este día de 2020, se escribe en un medio de transporte rapidísimo, en su trayecto desde Málaga, cuando vuelvo a mi municipio, a mi pueblo de la ribera del mar, en compañía de mis nietos Andrés Corsini, Juan Carlos,…, rinconeros y bezmilianos, a asistir al acto que se va a celebrar.

Rincrea-Iniciativas Ciudadanas de Rincón de la Victoria ha sido en el transcurso de estos años una voz más, un grupo más que, desde la Cultura enfocada hacia lo propio que ha sido y es peculiar de esta tierra, con decisión y claridad, con lealtad y fidelidad a sus nobles y loables fines, sin manipulación o reservas de tipo alguno, ha estado y está al servicio de un lugar que, a partir de este 17 de febrero de 2020, refuerza aún más con su denominación oficial administrativa, histórica y propia, a toda la población territorial y humana de este municipio: Bezmiliana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.