Belenes: tradición de un maestro

belenfiguras

belenfigurasEn un pueblo, como muchos de los que hay por la geografía española, vivía un niño en el seno de una familia humilde. A este niño le gustaba mucho visitar los belenes que se exponían durante las navidades en su pueblo. Agarrado de la mano de su padre, con apenas cinco o seis años, visitaba los domingos algunos belenes repartidos por aquel pueblo que siempre tuvo esa tradición desde siglos atrás.

Manuel, ese niño delgado, de pelo castaño y con ojos vivarachos, observaba con mucha atención los detalles de cada belén y propuso a su padre, en más de una ocasión, montar uno en casa. El padre le contestaba que él no disponía de tiempo puesto que trabajaba de sol a sol. Y por otro lado, tampoco había dinero para aquel gasto ni sitio en las casas ya que se estructuraban con pocas estancias y muy pequeñas.

Publicidad

La frustración de Manuel se hacía evidente en cada Navidad. Él recordaba esas fiestas por los belenes que veía, sobre todo uno de ellos que montaban en una parroquia de aquel pintoresco pueblo. Su párroco, Don José Camacho, un hombre campechano y belenista hablaba con los mejores carpinteros, electricistas, albañiles…para que le echaran una mano cada año para realizar el belén de su Iglesia. Aquel belén lo recordaba Manuel como el más grande, pintoresco y rayando la perfección. Visitado por muchísima gente del pueblo y una referencia en toda la comarca.

Nuestro niño Manuel estudió Magisterio y empezó a trabajar en el año 1980 en una escuela rural de una pedanía malagueña donde montó con sus alumnos su primer belén de poco más de dos metros cuadrados, pero suficiente para empezar a matar aquel gusanillo que llevaba dentro desde hacía 25 años.

Cuando forma una familia, alterna y va montando dos belenes cada Navidad: el del colegio en el que trabajaba y el de su propia casa. En el colegio, con la ayuda de sus alumnos monta en el año 1984 un belén con figuras de barro hechas por los propios alumnos de quinto de primaria. Este fue el primer belén de características y dimensiones mayores.

Manuel pasó de un colegio a otro y siempre llevó esta tradición a todos los centros escolares donde estuvo trabajando. En su último destino ánimo a la antigua A.P.A. a realizar un belén en el colegio, allá por los años noventa. La tradición en este centro ha continuado y se ha reiventado hasta el punto de ser un belén con varios galardones otorgados por la Junta de Distrito.

Nuestro protagonista Manuel sigue montando un belén en su domicilio con menos tiempo cada vez, como nos ocurre a todos, pero con la misma ilusión con la que comenzó hace más de treinta años. Este año ha montado uno reciclando todo lo que ha caído en sus manos, como acostumbra a hacer siempre en los trabajos de manualidades con sus alumnos.

Manuel vive todo con mucha intensidad, con tesón. A veces, demasiado, como le dicen los que le conocen. Pero él, como si fuera un chiquillo, sigue a sus 57 años con aquella misma ilusión del primer día. Esa es la clave en todo lo que hacemos, poner las mismas ganas de cuando empiezas algo y te esmeras para que salga bien. A eso se le añade la experiencia y sale un trabajo de auténtica calidad.

Publicidad
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.