Amados hermanos y hermanas en Cristo, nuestro Señor (y a propósito del ABORTO)

lacreacionPlatón, con su Demiurgo -versión de dios configurador del cosmos, la totalidad ordenada y sistemática de lo real- puso los cimientos de lo que debe o no debe ser en materia de leyes de la naturaleza. Su discípulo Aristóteles asumió esa tesis. San Agustín y Tomás de Aquino siguieron sosteniendo el planteamiento como buenos imitadores, pero donde aquellos colocaban un dios más conforme a la razón, estos últimos optaron por el Dios de los semitas y decidieron asumir la creación desde la Nada y la incomprensión de la razón divina por parte de seres tan racionalmente pequeños, respecto al Creador, como los humanos. Todo cuando existió, existe o existirá depende de su voluntad (la de Dios).

Las criaturas (sanas o no sanas) que se generan en los vientres humanos responden a esa voluntad. El ser humano que no acepte esta “verdad” o bien es ignorante o quiere desafiar la voluntad del Padre gracias a su voluntad y libre albedrío (la del hombre como especie), y la madre Iglesia debe impedir (y desde que se alió con el poder terrenal tiene bastantes instrumentos) semejante sacrilegio. Y lo hacen. Pero… quitad la base, el fundamento que les da sentido; quitad al Dios de los semitas… y a ver qué queda.

Salud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.