“All in”: me juego todo lo que tengo

pokerCartas, fichas, dinero, jugadores alrededor de una mesa…hasta ahí podríamos pensar que nos encontramos en uno de los casinos donde jugaban cada noche los protagonistas de la película 21 Black Jack , pero la realidad es mucho más cercana y entra en el terreno de la ilegalidad, no por los métodos de probabilidad que utilizaban los asistentes, sino por la evasión de pagos legales propios de un local donde se juega al póquer y se apuestan grandes sumas de dinero.

El pasado 22 de enero, la unidad de Policía adscrita a la Junta de Andalucía desmantelaba un local que organizaba partidas ilegales de póquer al inicio de la carretera que va desde Rincón de la Victoria hacia Benagalbón. En la operación se intervinieron 5. 475 euros en efectivo, se confiscaron 1.199 fichas de póquer de diverso valor, 29 barajas de cartas y un ordenador portátil, según informaron en un comunicado el pasado lunes desde la Delegación del Gobierno andaluz en Málaga.

Según fuentes cercanas al caso, llevaban varios meses detrás del asunto pero al tratarse de un local, aparentemente cerrado, donde no se veían coches aparcados ni nada que llamase la atención, solicitaron la colaboración del puesto de la Policía Local de Rincón de la Victoria para que indagaran sobre el terreno y tras unos 15 días, aproximadamente, según informó el inspector José Puerta, dieron con el lugar exacto y pasaron la información a los agentes de la Junta.

Con una orden judicial para registrar local se personaron en el local en la noche del 22 de enero y sorprendieron a 13 personas alrededor de dos mesas en las que se estaban jugando partidas ilegales de póquer con apuestas de diversas cantidades de dinero. Desde el grupo de vigilancia del juego ilegal informan que estos delitos se consideran infracciones administrativas contra la Ley ya que solo se permite esta actividad en los casinos y salas donde pagan sus impuestos.

Multas de hasta 300.000 euros
La forma de proceder contra los implicados es mediante una sanción económica, que para los organizadores puede ir desde los 10.000 euros a los 300.000 euros, según la valoración del juzgado, y para los jugadores puede rondar los 350 euros, tal y como informan fuentes policiales.

Tanto desde la Policía dependiente de la Junta, como la Local, afirman que suele ser normal que haya varios puntos en un municipio donde se practican estas timbas clandestinas, que son difíciles de detectar. El inspector Puerta explica que a raíz de este caso, algunos vecinos de la localidad han informado de la posibilidad de esta actividad en lugares cercanos a su vivienda y que actualmente se encuentran investigando si se tratan de partidas entre amigos sin mayor relevancia o de juegos organizados.

Desde el grupo de vigilancia del juego clandestino aseguran que en los tiempos de crisis estas actividades han proliferado ya que evaden el pago de impuestos y también para algunos es una manera fácil de ganar dinero, o de perderlo. Como decían en la película que mencionábamos al inicio “El azar siempre está presente en nuestros días. La probabilidad solo será una herramienta”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.