Alejandro, el joven que pone los acordes flamencos a las noches de Benagalbón

alejandroAlejandro Robles Martín solo tiene 15 años, pero habla como si tuviera algunos más, pues la vida no siempre es fácil y por eso él se refugia en las cuerdas de su guitarra y con lo poco aprendido en clase y lo mucho de oído, toca lo que fluye de sus manos, de su cabeza, de su corazón… y cada viernes por la noche ameniza la velada del restaurante El árbol insólito, en Benagalbón, donde le han dado una oportunidad para mostrar su talento.

Llego a la barra del bar donde hemos quedado para conocer un poco más sobre él, y lo encuentro desprevenido, mirando vídeos en Internet y escuchando acordes de artistas como Tomatito, Moraito o Paco de Lucía. “Cada uno hace las bulerías, las rumbas…con su estilo propio y yo intento aprender de todos y también darle mi toque personal a los acordes”, explica.

Reside en Benagalbón desde hace años con su familia y como cualquier chico de su edad acude al instituto aunque confiesa que no es muy buen estudiante. Desde niño veía películas de Joselito y Manolo Escobar e intentaba cantar sus letras, pues además de tocar la guitarra, acompaña con la voz “para adornar”.

“Mi abuelo tocaba el violín y la guitarra en una panda de verdiales y por eso cuando Enrique del Teleclub me propuso ir a la Escuela de Verdiales me pareció buena idea aprender con “El rubio”. Al principio era difícil pero es cuestión de práctica”, relata Alejandro y añade que como a él lo que le llamaba más la atención eran los ritmos flamencos se arrimó a su padre de quien aprendió los acordes básicos de tangos y rumbas, entre otros.

Nuevo reto: acompañamiento
Ahora aprende observando a otros en directo o a través de las nuevas tecnologías. Le gustaría asistir a clases porque le queda mucho: punteos, golpeos, rasgueos…también el acompañamiento a cantantes y bailaores, que es el punto en el que se encuentra ahora ya que ayer sábado debutó como acompañante de la bailaora de flamenco Miriam Vera en El árbol insólito.

En este sentido, Alejandro quisiera prosperar y poder dedicarse alguna forma a esto aunque sabe que este mundo es complicado y hay que destacar mucho. De momento, disfruta con un grupo de amigos, una guitarra, unas palmas, una caja y así hasta altas horas de la madrugada porque cuando toca las cuerdas solo piensa en esos acordes, esos ritmos, esa música que sale y refleja su alma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.