Actitudes ante un nuevo año

tiempoEstamos comenzando el último mes del año, diciembre, que dará paso al nuevo 2014, siendo éste mes un periodo de tiempo muy adecuado para poder reflexionar sobre nuestro propio balance personal, especialmente sobre el año que estamos a punto de terminar.

Mirando atrás podemos revisar qué expectativas teníamos hace un año, cuantos buenos propósitos que nos hicimos hemos logrado realizar y cuál fue el resultado conseguido con nuestro propio esfuerzo personal.

Ahora pronto empezaremos una vez más el habitual ritual de los buenos deseos que intercambiamos con familiares, amistades y conocidos cuando les vemos o llamamos por teléfono desde mitad de diciembre.

Igualmente cuando estemos a punto de terminar el año es probable que nos planteemos nuestros nuevos proyectos y promesas que deseamos realizar desde el comienzo de enero.

Es muy conveniente que seamos sinceros con nosotros mismos y por ello también con las demás personas.

Cómo evitar desaprovechar un nuevo año
A las pocas semanas de cada enero muchas personas ya han abandonado todo o gran parte de lo que se plantearon hacer desde el comienzo del nuevo año, quizás por demasiado ambiciosos o poco realistas, e incluso seguramente con el ajetreo del paso del tiempo ya ni nos acordamos de cuáles fueron nuestros planes.

Por una vez seamos consecuentes, siendo prudentes con nuestras ambiciones de modo que podamos llegar a cumplir con los pequeños o grandes planes que nos hayamos planteado.

Algunas recomendaciones para conseguir realizar nuestros buenos planes
A continuación resumo algunas pautas de conducta que nos pueden ayudar a conseguir realizar satisfactoriamente nuestros buenos propósitos para el nuevo año:

Es fundamental tener auténtica motivación para la mejora personal, debemos estar totalmente convencidos de nuestro deseo de optimización.

Es muy importante tener muy detallado cual es el objetivo concreto a conseguir, de forma minuciosa y no ambigua.

Escribirlo de forma muy concreta en un papel o cuaderno que consultaremos a diario ayuda a realizarlo y a hacernos más responsables con nosotros mismos, ya que la idea que tenemos en la cabeza la materializamos al escribirla en el papel.

Elegir sólo un objetivo y que sea muy concreto, no muchos y generales.

La conducta objetivo a conseguir debe ser realista en la posibilidad de conseguirla a corto plazo.

Ser medible nuestro objetivo para poder evaluar su consecución.

Si el objetivo fuera complejo dividirlo en varias conductas más sencillas.

Organizar un plan para su consecución gradual desde las tareas más sencillas a las más difíciles.

Debemos auto reforzarnos positivamente por cada pequeño logro conseguido y de manera inmediata a su consecución para así aumentar la posibilidad de mejora al aumentar nuestra autoestima y perseverancia.

También nos ayudará mucho si comunicamos a nuestras amistades y/o familiares las conductas concretas que queremos conseguir, ya que así nos crea un compromiso personal externo.

Establecer un sistema de señales recordatorias diarias de nuestros propósito, por ejemplo poniendo sobre la mesilla de noche unas notas escritas que nos hagan recordar al acostarnos y al levantarnos nuestro objetivo, también fijando en el frigorífico el papel escrito que refresque nuestra memoria.

Reservar siempre el mismo momento horario más adecuado del día y de la semana para autoevaluarnos en la consecución del objetivo propuesto.

Si por cualquier motivo no lo hubiéramos realizado o conseguido no debemos castigarnos ni abandonar el plan organizado de consecución, ya que si lo hiciéramos nos haría sentirnos muy mal y desmotivarnos para el futuro.

En cambio debemos analizar sinceramente lo sucedido de forma reflexiva qué circunstancias nos impidieron la consecución del objetivo.

Así podremos solucionar los fallos y mejorar la estrategia para llegar a conseguir nuestro objetivo.

Fernando Gálligo Estévez es psicólogo. Ha realizado los Cursos de Doctorado en Psicología (Universidad Complutense de Madrid), Máster en Recursos Humanos (Universidad de Sevilla), Máster en Sexología (Sociedad Sexológica Malagueña) y Experto Universitario en Género e Igualdad de Oportunidades (Universidad de Málaga). Desde el 1 de enero del año 2000 trabaja como psicólogo del Instituto Andaluz de la Mujer en Málaga. Además, es formador universitario y de profesionales de Administraciones Públicas y empresas privadas. Ha publicado los libros “SOS…Mi chico me pega pero yo le quiero” 2ª ed. marzo 2013 (editorial Pirámide), “Amando sin dolor, disfrutar amando” 1ª ed. mayo 2013 (editorial Pirámide) y las monografías “Trátame bien” (Junta de Andalucía) y “Ámame bien” (Universidad de Alicante). Escribe habitualmente artículos y colabora en prensa, radio y televisión a nivel nacional.

A partir de octubre es uno de los colaboradores de La voz de hoy para asesorar también a los lectores que tengan una duda en el terreno de la psicología. Pueden enviarlas a redaccion@lavozdehoy.com y se las haremos llegar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.