Votos: cómo expresar los sentimientos en el día de tu boda

La quincena anterior os conté cosillas sobre las bodas civiles, últimamente he podido disfrutar de muchas y trato de no perderme casi nunca el momento en el cual los novios, familiares o amigos expresan sus sentimientos a través de votos, cartas, poemas, canciones, chistes, bailes. Es un momento tan especial y mágico que hace que todos los presentes aunque no nos conozcamos estemos enlazados por la gran felicidad que sienten los novios.
Si estás pensando en demostrar tus sentimientos con una carta, yo te aconsejo que seas tú mismo, no busques que rimé una palabra con la otra, si te sale en verso o terminas escribiendo un gran poema mucho mejor, pero lo importante es empapar palabras con tu escénica.

No vale ir al ordenador Abrir buscador Google y copiar frases bonitas de un tal anónimo. Si, ya lo sé, que será difícil ya que escribir no es coser y cantar pero no te agobies sí de primera no llegas ni a completar una oración es muy normal que muchos sentimientos quieran salir a borbotones de tu corazón y que tu mente y tu lápiz no logren una coordinación, pero ese es el camino, sé natural, sé tu mismo.

Comienza escribiendo palabras o frases sueltas recordando momentos que habéis pasado juntos, ponte música, canciones que hayan marcado situaciones de vuestra vida. La inspiración llega en cualquier momento y en el que menos te lo esperas así que aprovéchate y lleva contigo lápiz y papel donde vayas.

Ponte su perfume o su camisa o ve a su rincón preferido de la casa o prepara o encarga la comida que más le gusta, tararea su canción o abrázate a su peluche o a su foto lo importante es que sientas su presencia aunque no estés a su lado;
comienza a escribir lo que sientas luego tendrás tiempo de unir palabras en oraciones, oraciones en frases y frases que se convertirán de a poco en una carta.

Busca en el pasado risas, secretos, confidencias, hasta los enfados sirven de musa, en muchas ocasiones aquello que menos nos gustaba es lo que más nos atrajo y nos enamoró.

Cuando yo escribo comienzo con cuestiones mis temas. Es decir puedes escribir preguntándote cosas.

Os doy un ejemplo: pensando en lo que siento por mi marido después de más de 18 años juntos yo me pregunto:

“Cómo puede ser que tú, colibrí que ibas de rosa en rosa, decidieras quedarte con una simple Margarita. Dime porqué a tu lado me siento más libre que antes y cómo puede ser que juntó a ti mi alma este desnuda y yo sienta un calor abrazador.
Después de tantos años porque mi corazón se sigue se acelerando en la quietud de tus abrazos y cómo puede ser que en la intensa oscuridad de la noche puedan brillar tanto tu ojos al mirarme”.

No es necesario que escribas una novela, recuerda que la calidad es mejor que la cantidad. Y si tu carta tiene tu sello de identidad y tus sentimientos no importa nada más porque será maravillosa y emocionante para todos los que te conocen y te escuchen.

Compartir
Ceci Correnggia
Atesora más de 15 años de experiencia en la organización de eventos, especialmente en bodas y comuniones. Se define como weddingplanner.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here