Tradiciones de la Nochevieja Uruguaya

Diciembre es un mes de mucha vida social y eventos; compartimos almuerzos, cenas, hacemos visitas, enviamos largas cadenas por wasap o colgamos por Facebook vídeos con motivos navideños, pero aunque la tecnología nos haga evolucionar, no podemos olvidar que es el mes del años en el cual afloran muchas tradiciones, ritos, cábalas, conjuros y supersticiones.

Cada país y región tiene las propias para la noche más mágica del año.

Como sabéis soy Uruguaya, y allí sentimos y convivimos con muchas tradiciones y supersticiones; la nochebuena y nochevieja son la guinda del pastel de todo un mes de preparativos familiares para estar todos juntos en familia.

Por ejemplo durante mi niñez disfrutaba con mis hermanos y los niños del barrio de la tradición del muñeco de “Judas” : se trata de construir un muñeco de paja y ropa vieja a nuestro tamaño llamado “Judas ” y durante el mes de diciembre pedir dinero en la calle sentados en la acera a las personas que pasan diciendo ” Sr/a una monedita para el “Judas” con lo recaudado se compran petardos y la noche del 25 o 31 en familia se quema el muñeco lleno de petardos en una hoguera para destruir los malos momentos del año y vengarse por la traición de Judas a Jesús.

Otra tradición muy pintoresca es ver como todas las oficinas del centro de la ciudad tiran por las ventanas una lluvia de papeles, calendarios y agendas para dar por finalizado un año laboral y lo mismo hacen las amas de casa, pero tirando cubos de agua por los balcones para eliminar todo lo malo del hogar.

Mis abuelas cuando se acercaban estas fechas, comenzaban a recordarnos todos los ritos y cábalas que debíamos tener en cuenta en la nochevieja:

– En la última noche del año, para no quedarnos solteronas, debíamos guardar arroz en nuestros bolsillos.

– Quemar los calendarios y agendas para recibir con alegría un año más prospero al igual que festejar la entrada de año tirando petardos y fuegos artificiales.

– Dar vueltas con una maleta con ropa nueva, para viajar durante el año.

– Hacer paquetitos con 12 lentejas y regalarlos, para que no falte el dinero ni a ti ni a los tuyos.

– Escuchar las 12 campanadas comiendo las 12 uvas apoyados solo en el pie izquierdo para comenzar el año dando el primer paso con el pie derecho llevaba un mejor porvenir.

– Comer 12 uvas para llamar a la suerte y acto seguido barrer la casa de adentro para afuera para eliminar toda la envidia y mala suerte.

– Llevar dinero en los zapatos para atraer la prosperidad.

– Para que no falte el amor y el deseo llevar algo nuevo de color rojo, brindar con la alianza dentro de la copa y besarse durante las 12 campanadas.

En fin, una lista interminable de cábalas que creo que por año se hacía más y más larga y lo sorprendente es que para llevar a cabo alguna de estas acciones solo tienes 60 segundos y se convierte en todo un desafío para poder terminarla a tiempo.

Por esta razón es que recuerdo esa noche como un juego de gymkanas viendo a toda la familia corriendo de un lado para otro : unos saltando en un pie, otros ahogándose con las uvas, mi madre quejándose por no poder quitarse la alianza del dedo, mi abuela barriendo los pies de todos y echando cubos de agua, mis hermanos flipando con los petardos , mi padre machacando al Judas en la hoguera y yo paseándome con maletas por toda la casa para poder viajar; y aquí me tenéis en mi España así que os animo a innovar esta noche vieja con alguna de estas tradiciones porque si las haces con fe seguro que se cumplen .

OS DESEO MUCHA FELICIDAD.

Compartir
Ceci Correnggia
Atesora más de 15 años de experiencia en la organización de eventos, especialmente en bodas y comuniones. Se define como weddingplanner.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here