“No quiero caer en la adicción”

Cruz Roja Málaga atendió en 2016 a 773 personas sin hogar, de los cuales Rincón de la Victoria presta servicio a unas 35-40 de media que van rotando pues por regla general no están mucho tiempo en la misma localidad, por eso se les conoce como transeúntes. Nos acercamos por la mañana temprano que es cuando suelen acudir a la sede de la asociación y les pedimos que nos cuenten su historia. ¿Qué les ha llevado a vivir en la calle?

El desempleo, las familias rotas o las adiciones llevan a muchas personas a no tener un hogar. En concreto, Cruz Roja Málaga atendió en la provincia en 2016 a 773 de los cuales 654 eran hombres. Dentro de sus puntos de atención se encuentra el de nuestra localidad, Rincón de la Victoria, donde la trabajadora social, Julia Merino, nos explica que se atiende a una media de 35 personas.

“Cuando llegan se les hace una ficha para saber qué tipo de necesidades pueden tener. Se les ayuda con cualquier tarea administrativa porque algunos están indocumentados y se les asesora sobre los recursos que pueden solicitar”, cuenta Merino. En 2016, Cruz Roja Málaga realizó más de 8.800 intervenciones y contabilizó 5.172 prestaciones, según datos aportados desde la sede central.

Agua caliente y café

La trabajadora social nos cuenta que fue la anterior presidenta, Pilar Delgado, la que puso en marcha este servicio en Rincón de la Victoria y la atención básica consiste en abrir la ducha de agua caliente cada mañana de lunes a viernes de 9 a 12 a las personas sin hogar. Además, se les da el desayuno y comida para que se lleven, así como ropa y artículos de higiene. Y en temporadas de frío como las que estamos se presta especial atención a los guantes, gorros, bufandas o mantas, para que el invierno no se haga tan duro.

Cuando Julia comenzó, asegura que “eran más extranjeros los que acudían a la sede de Cruz Roja pero actualmente el número se equipara con los locales y sin duda ha sufrido un aumento, de 10 ó 15 personas más a las que se atiende dentro del servicio a transeúntes, como consecuencia de la crisis económica”.

Adicciones

La Policía, los vecinos o el propio Ayuntamiento son los que derivan estas a personas a la asociación, que se encuentra situada en calle Limonero. Ellos hacen un seguimiento dentro de las posibilidades pero son itinerantes en su mayoría y en pocos casos consiguen reisentarse, según la experiencia de la trabajadora social, especialmente porque caen en adicciones como el alcohol o las drogas.

“Suelen ser personas reacias a las normas, a los horarios, sin vínculos con su familia y es complicado que vuelvan a recobrar su vida, aunque desde aquí intentamos prestarle toda la ayuda posible pero muchos al no estar empadronados no pueden acceder a los planes de empleo por ejemplo, y eso los lastra en sus posibilidades de mejora”, lamenta Merino.

Voluntarios

Luis Ríos es voluntario desde hace 10 años, los mismos que llegó a Rincón desde Cuba: “Cuando vine ya era mayor para encontrar un trabajo así que decidí dedicar mi tiempo a ayudar a la gente de este país que me acogía”.

Los voluntarios de este tipo de asociaciones son fundamentales para el buen funcionamiento y a él le encomendaron la misión de atender a las personas sin hogar que llegan cada mañana. “La mayoría se comporta respetuosamente, siguen las orientaciones que les damos y se abren a conversar conmigo. La verdad es que he encajado muy bien y me gusta mucho lo que hago”, asegura.

“Son personas desplazadas socialmente, que han perdido su trabajo y se sienten discriminados. Los hay que se acomodan y no quieren hacer nada para cambiar, pero otros sí tienen ganas de trabajar y progresar. De hecho se marchan en temporadas por empleos que les salen y luego vuelven”.

Al entrevistarlos, nos preguntan si les vamos a conseguir un empleo y entonces se prestan para contarnos su historia. Son vidas rotas por la falta de empleo que desencadenan problemas en las relaciones familiares o a veces es a la inversa. Son sin duda la peor cara de esta crisis y están en nuestras calles.

Testimonios

Salvador, 33 años. Este joven malagueño lleva dos meses viviendo en una casa de Rincón como Okupa junto a otros colegas. Desde que tenía 16 años ha trabajado como repartidor en la misma empresa pero hace un año la empresa cerró y él se vio en la calle. Desde que empezó a trabajar salió de su casa porque sus padres se separaron y él sintió que ya no tenía nada que hacer en esa familia desestructurada, según nos cuenta. Le da vergüenza verse en esta situación y tener que acudir a Cruz Roja para tener agua caliente, comida y ropa pero lo ahorrado se acabó y ahora solo espera ser fuerte y volver a tener un trabajo estable pronto.

Abdellah, 41 años. Este hombre de origen marroquí, llegó antes de cumplir la mayoría de edad a Francia donde ha trabajado como cocinero y donde conoció a su mujer de Málaga. Juntos tuvieron a su hijo, que ahora tiene 7 años, y decidieron venirse al Sur de Andalucía para trabajar aquí y estar con la familia de ella. Pero la relación no marchaba bien y el trabajo escaseaba así que la pareja terminó su relación y él se vino a Rincón hace 3 años donde estuvo un tiempo viviendo de alquiler hasta que lo ahorrado no le daba para pagar luz, agua, casa y comida. Ahora vive solo en una casa de okupa porque no quiere caer en adiciones que le hagan tambalear aún más su vida. Trabaja a temporadas y dice que ha echado en el último mes más de 200 currículums, incluso está pensando en irse fuera para trabajar porque ya no quiere pedir más ayuda a su familia que vive en Marruecos. Pasa su tiempo practicando deporte y ayudando a la asociación Rincón Contigo. Y quiere ser positivo y mirar hacia adelante, no solo por él, sino también por su hijo.

Compartir
Victoria Contreras Blancas
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here