La voz, el sonido humano

Todos y cada uno de nosotros hacemos uso de nuestra voz a diario, ya sea para comunicarnos con las personas de alrededor, para trabajar, incluso para transmitir una emoción o un sentimiento a través del habla o del canto. La voz tiene mucha más importancia de la que parece, hay que saber cuidarla y usarla. Por eso quiero dedicar las siguientes entradas al correcto uso de la voz.

Lo primero que hay que tener en cuenta para hacer un buen uso de la voz son los hábitos de higiene vocal:

1. El volumen que se use durante la conversación ha de ser de una intensidad moderada, sin realizar más esfuerzo del necesario para que el receptor escuche el mensaje.

2. Durante la conversación habrá que tomar una actitud relajada. No debemos tener prisa por comunicarnos, haremos un correcto uso y respetaremos el turno de palabra para escuchar y emitir el mensaje, así la conversación podrá ser más fluida. Tampoco es bueno excederse en el mensaje, ya no solo por el abuso vocal, sino porque un mensaje siempre será mejor recibido si es claro y conciso.

3. Debemos lograr un buen manejo y control respiratorio. Usar respiración diafragmática/abdominal (veremos cómo en el siguiente post). De esta manera podremos controlar el flujo de aire emitido durante el habla. SIEMPRE: inspirar por la nariz y espirar por la boca cuando se hable.

4. Hablar en lugares ruidosos (ej.: fiestas) requiere un esfuerzo mayor que el que usamos en un ambiente tranquilo y silencioso. En estos casos la mejor manera de comunicarnos es apoyándonos en la lectura labial y/o gestos, así evitaremos un esfuerzo vocal intenso innecesario.

5. Si queremos hablar en presencia de música, sonidos provenientes de televisión, radio, etc., es recomendable bajar el volumen a una intensidad más baja a la utilizada para conversar.

6. Procuraremos abrigar la garganta y no tomar bebidas muy frías o muy calientes, además de los cambios bruscos de temperatura.

7. Evitar cantar, si no es IMPOSTANDO la voz (veremos en qué consiste la impostación más adelante).

8. Prevenir toda perturbación violenta de los pliegues vocales, como la tos, carraspear, llanto o risa escandalosa

9. Las cuerdas vocales se encuentran en la laringe, la laringe está sujeta por músculos. Dichos músculos deben estirarse y ejercitarse para mantener las cuerdas vocales sanas. Por ese motivo, el reposo vocal absoluto no es recomendable.

10. Es preciso mantener una buena humedad en las cuerdas vocales, así pues, evitaremos lugares secos que favorezcan la sequedad de garganta y beberemos abundante agua (2 litros diarios)

13. El ritmo de vida que llevemos influirá en nuestra voz:

– Trataremos de dormir de 7 a 8 horas.
– Haremos vida sana y ordenada en comidas.
– El estado mental habrá de ser relajado, evitar ansiedad y la angustia. Cuidado con la alta emocionalidad expresada. Es importante mantener un estado anímico POSITIVO.

¿Qué NO debemos hacer?

1. Articular rápido, ya que no permite inspiraciones normales y ocasiona una mala resonancia.

2. No debe faltar el aire a final de las frases

3. Emitir un número excesivo de palabras con una sola inspiración.

4. Respirar ruidosamente, ésta ha de ser suave.

5. Respiración superior (subida de hombros).

6. Sentir fatiga al hablar, ya sea por falta de aire o sequedad de las fauces.

7. Ambientes de humo y polucionados, así como el fumar (al menos en exceso)

Una vez adquiridas las siguientes pautas de higiene vocal podremos continuar con el siguiente paso a seguir para lograr un correcto uso de la voz: “La postura corporal y respiración abdominal”. Lo veremos en el siguiente post.

Compartir
Olga Bermúdez
Logopeda. Forma parte los colectivos AMIRAX, Centro de Fisioterapia Infantil "Poquito a Poco" y "Centro Psicopedagógico AS" en Málaga y Marbella.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here