La visita

Dos jóvenes hermanos aprovechan un viaje de su madre con su nueva pareja para ir en solitario a conocer por primera vez a sus abuelos. Becca quiere inmortalizar el momento grabando un documental y de paso unir lazos por sucesos del pasado relacionados con su madre.

Reparto

Olivia DeJonge es Becca

Ed Oxenbould es Tyler

Deanna Dunagan es Nana

Peter McRobbie es Pop Pop

Kathryn Hahn es Madre

Dirección

  1. Night Shyamalan (El sexto sentido)

Impresiones

Odiado por muchos y venerado por otros, está claro que Shyamalan siempre ha sido un director que ha dividido y que sus últimos trabajos comenzaron a decaer a nivel de argumento y realización. Sin embargo, el director indio siempre ha gozado de misterio a lo largo de sus nuevos trabajos, ya sea por el ámbito comercial por parte de Disney con cintas como Airbender, o proyectos más inflados como After Earth. No cabe duda que si hacemos una comparativa, cintas como El Sexto Sentido, Señales, El Bosque o su mejor obra, El protegido, eran trabajos a los que no le hacía falta mucho presupuesto y ahí es donde se veía la magistral mano de su realizador, dejando un sello inconfundible, ya sea por sus cámaras fijas o el suspense tras las imágenes que no vemos o simplemente imaginamos.

Precisamente, The Visit (La visita), vuelve a ese tipo de realización, modesta, barata, que aleja al director de sus últimos proyectos. La alianza con Jason Blum, artífice de Insidious y decenas de producciones de terror con mayor o menor acierto, ha sido sin duda alguna una acertada fusión que le hacía falta a Shyamalan para poder “resucitar”, volviendo a sus orígenes donde la humildad de la realización es tan sumamente efectiva que nos engatusa desde el primer momento.

La curiosidad de la propuesta radica en su método de filmación, el ya manido “Found footage”. Sin embargo, Shyamalan nos da un guantazo en plena cara haciéndonos ver que esa forma de grabación a veces puede ser usada con maestría, sin necesidad de mareos, como la gran mayoría, donde para mostrar el terror o el pánico les suele bastar con mover la cámara en una persecución donde simplemente no vemos nada y de esa forma, el abaratamiento se hace aun mayor, siendo una forma de grabación casi para el alcance de cualquier novato que quiera realizar un largometraje. De éste modo, el director indio nos hace ver que para hacer found footage, hay que tener como mínimo un interés y se puede mostrar todo causando un impacto brutalTambién hay que reconocer que sus planos son fantásticos, pero si alguien quiere poner una pega, hay que decir a su favor, que si alguien trata de rodar un documental, lo lógico es que se preocupe por los mejores planos y grabarlo todo. De ahí que muchas películas similares fallen estrepitosamente en su hazaña y The Visit no.

Como suele pasar en los primeros magistrales trabajos del cineasta, su forma de dirigir -recordemos que él es quien escribe la historia- guarda una estructura de inicio y presentación, entrada en materia, y vuelta de tuerca. Su mano está impresa en todo momento, el espectador lo nota, y aunque sea una de sus cintas de menor presupuesto, esto ayuda a meternos de lleno en la historia. Por supuesto, esto se debe al buen trabajo de sus actores, donde me gustaría destacar a dos en concreto, la abuela Deanna Dunagan y el joven Ed Oxenbould. Para mi gusto, ambos se comen la pantalla, ella por su dificultad y su expresividad cambiante y él por ser el artífice de crear auténticos momentos de humor en mitad del pánico. Sí, sus dos jóvenes protagonistas no resultan cargantes ni repelentes, lo cual es de agradecer y sumamente importante en una propuesta así, donde ellos son la mitad de la obra. Pero sin lugar a dudas, lo mejor de la propuesta es que a diferencia del sinfín de propuestas similares donde todo queda en fantasmales sucesos sin explicación, en The Visit hay una lógica para todo, y esto la hace aún más grande.

Y por supuesto, como toda obra de Shyamalan, es de vital importancia que vayáis “vírgenes” a verla para poder disfrutarla en su totalidad. Si os cuentan algo, ocurrirá como su primer éxito, El Sexto Sentido, donde muchos fuimos a verla cuando ya sabíamos de antemano su final. El factor sorpresa es vital y nosotros no lo vamos a desvelar aquí. En éste caso, The Visit goza de una mezcla de suspense, terror y humor que converge en una misma forma y ninguno de sus puntos sobresale sobre el resto, todo tiene un equilibrio perfecto y eso hoy no es fácil en una cinta de estas características, pero solo Shyamalan podía lograrlo, siendo éste su puñetazo en la mesa dejando claro que él nunca se fue, que solo le hacía falta algo más humilde para demostrar que su estilo sigue firme, fuerteNo cabe duda que estamos ante una de las mejores películas del 2015 y por supuesto, queremos más de esto, aunque entremezcle otros trabajos de mayor presupuesto. Seguirá siendo odiado por mucho y amado por otros, pero no cabe duda que su cine nunca dejará indiferente.

Compartir
Dante Martín
Apasionado de la música y el cine desde su niñez. Director-Redactor de la web de cine www.cinebso.net. Tiene su propia banda de música con la que sigue en activo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here