La Resiliencia

Vamos a tratar el actualmente cada vez más importante tema de la resiliencia, palabra que en Psicología y Psiquiatría expresa la capacidad humana de superar heridas emocionales y traumas psíquicos.

Su origen etimológico procede del latín “resilire” que significa comprimirse o desplegarse como un muelle, término que fue tomado por la Ingeniería, la Traumatología y la Neurociencia.

Mediante la resiliencia la persona es capaz con su actitud vital positiva de afrontar la adversidad desarrollando recursos psicológicos para afrontar constructivamente los problemas de modo que se sobrepone saliendo fortalecida.

Boris Cyrulnik, neurólogo, psiquiatra y psicoanalista, fue la primera persona que en Francia se interesó por la resiliencia psicológica. Éste especialista fue una de las personas que fundaron la etología humana.

A los seis años de edad consiguió sobrevivir escapando de un campo de concentración donde perecieron sus familiares, judíos rusos emigrantes, publicando años después algunos libros narrando casos diversos de superación ante situaciones vitales extremas.

El camino hacia la resiliencia

Las personas ante sucesos graves como la muerte de una persona cercana, una enfermedad grave, ruina económica, pérdida del trabajo, etc sufren un gran impacto emocional que les produce inseguridad personal, gran incertidumbre vital y dolor emocional, pero a pesar de ello logran sobreponerse y adaptarse bien a la realidad saliendo adelante.

Las personas resilientes se crecen sacando fuerzas internas en su gran deseo de vivir y superación, pudiendo aún con grandes dificultades superar las adversidades, para ello desarrollan al máximo sus capacidades a partir de su gran motivación positiva por salir adelante.

Escribir reflexionando sobre las situaciones traumáticas puede ayudarnos terapéuticamente a desahogarnos además de poder ver luego desde distintas perspectivas los hechos en diversos momentos temporales.

La resiliencia se puede aprender y desarrollar

Sin necesidad de tener que sufrir situaciones traumáticas que nos puedan hacer sobrevivir o hundirnos, podemos llegar a entrenar diversas capacidades que nos permitan desarrollar y aumentar nuestra resiliencia.

  1. Establecer contactos sociales y redes de apoyo personales
    Tener diversas y buenas relaciones personales permite crear una red de apoyos emocionales muy importantes ante las adversidades de la vida.
  2. Ver las crisis como oportunidades que nos fortalecerán
    Creer que superaremos las crisis saliendo crecidos nos hace mantener la calma y tener una actitud constructiva para su solución.
  3. Aceptar que los cambios forman parte de la vida
    La vida está constituida por frecuentes cambios, aciertos y errores, aprendemos de los errores para poder solucionar los problemas y así aumentar nuestras destrezas.
  4. Actuemos para conseguir metas realistas
    Marcándonos pequeñas metas asequibles iremos aumentando nuestra confianza personal en nuestras habilidades para conseguir metas progresivamente más complejas.
  5. Ante las dificultades siempre actuar con calma
    Cuando nos encontremos con obstáculos debemos actuar con tranquilidad y no ceder abandonando la acción o bloqueándonos.
  6. Póngase a prueba ante los problemas
    Es posible que nos conozcamos mejor afrontando nuevos problemas o situaciones desconocidas, descubriendo habilidades propias que no habíamos puesto nunca a prueba.
  7. Ser positivo consigo mismo
    Mantener una actitud positiva consigo mismo permite aumentar la autoestima y por ello favorece la resiliencia personal.
  8. Relativice con perspectiva las situaciones difíciles
    Mirar con perspectiva permite relativizar los problemas más graves con lo que hace posible su mejor abordaje.
  9. Mantener siempre la esperanza
    Fijarse visualizando lo que se desea conseguir en lugar de ver lo que se teme hace que estemos más tranquilos y más cerca de conseguirlo con nuestro esfuerzo personal.
  10. Cuídese en cuerpo y alma sin tregua
    Para conseguir sentirse bien consigo mismo es muy importante cuidarse a diario, así como disfrutar haciendo actividades placenteras que le aumenten sus ganas de vivir.
Compartir
Fernando Gálligo
Escritor y psicólogo. Trabaja como psicólogo en consulta diaria. Ha publicado los libros "SOS...Mi chico me pega pero yo le quiero" (ed. Pirámide), "Amando sin dolor, disfrutar amando" (ed. Pirámide) y "Mejorando mis relaciones personales. Amistades, Familia y Pareja" (ed. EOS)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here