La Maldición del Famoso

Un famoso —actor, cantante o, sí, incluso tertuliano de programa del corazón— sale a la calle para sacar, digamos, a su perro a pasear. Está cansado, ha llevado un día duro y lo único que quiere es que el aire fresco del invierno le golpee en la cara. Sale del portal de su casa, da dos pasos y dos adolescentes se acercan corriendo y riéndose por lo bajo. «¿Nos podemos hacer una foto contigo?», preguntan. El famoso asiente, con una sonrisa forzada, y se pone en posición para hacerse un selfie, con una joven a cada lado. «Por si acaso nos echamos otro», dice una de ellas. Finalmente se despiden y el famoso sigue su camino. Cien metros más allá, un señor mayor se le acerca y le golpea la espalda: «¡Genial tu trabajo, muchacho! Pero una cosilla, igual si mejoraras tu…». Cincuenta metros más allá, otro tanto de lo mismo.

De esto específicamente se quejaron hace unos días Clara Lago y Dani Rovira en el programa El Hormiguero. Como consecuencia, usuarios de Twitter, críticos del todo, empezaron a echar chispas contra ellos dos. Mensajes con malicia y denigrantes, asegurando que no deberían quejarse, pues es su trabajo y que gracias a esos fans pueden vivir. Y, sobre todo, calificándolos de arrogantes o creídos.

Bien es cierto que parte del trabajo de las celebritys —como dicen los modernos— es exponerse al público, pero a veces la gente puede llegar a ser demasiado inoportuna. Los famosos, aunque haya gente que no llegue a comprenderlo, tienen y quieren tener una vida privada. Porque se haga público su trabajo no tiene por qué hacerse lo mismo con su pareja, su familia o si hacen esto o aquello. Cuando te lo encuentras por la calle no tiene por qué ser siempre majísimo. Como personas que son, tienen días buenos y días en los que les gustaría mandarlo todo a tomar viento. Tenlo en cuenta.

Así que, por favor, hagamos un ejercicio: intentemos no ser tan casinos cuando veamos a alguien célebre, igual que cuando nos encontramos a un médico no le pedimos que nos osculte o nos haga una revisión —menos en caso de emergencia, a lo película hollywoodense—. Es una persona más.

Quédate con algo: más famoso o menos famoso, todos cagamos igual. Fin de la discusión.

Compartir
Carlos Mesa Espinosa
Actor que escribe. Escritor que actúa. Cabeza y corazón de Verecundo Producciones. Junta palabras para subirlas al escenario. Culo inquieto que cuenta cuentos y, de vez en cuando, escribe algún artículo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here