Importancia de estimulación precoz del lenguaje en bebés

El psicolingüista Jakobson (1968) afirmaba que las primeras vocalizaciones de los niñosno eran más que “el soliloquio egocéntrico y sin una meta del niño […] un delirio de la lengua de base biológica” y que no estaban relacionados con el desarrollo fonológico posterior, “la aparición de fonemas en un sistema lingüístico no tiene nada en común con la producción de sonidos efímeros realizados en el periodo de balbuceo”.

Los primeros sonidos emitidos por los bebés, o sonidos prelingüísticos, se tratan de un sistema de comunicación previa a la lingüística. Hacen uso de sonidos vocálicos, balbuceos, sonrisa, llanto, gestos o gorjeos con indicios claros de intención comunicativa ya sea por malestar, comodidad, hambre, sueño o incluso sentimiento de soledad. Es cierto que el valor comunicativo del bebé es pobre, aún le queda mucho que aprender sobre sí mismo y sobre su alrededor, pero a medida que esa intención comunicativa se vea reforzada y apoyada porsu ambiente irá aumentando hasta llegar a desarrollar un buen uso del lenguaje. Ollerdemuestra en 1976 que los sonidos y sílabas características del periodo de balbuceo guardan estrecha relación con las que se emplea en el habla posterior. Locke (1989) apoya esta teoría, añadiendo además que la ausencia de balbuceo puede tener consecuencias adversas para la producción posterior del habla.

El balbuceo del niño es un entrenamiento clave para fortalecer y crear flexibilidad en músculos faciales encargados de producir el habla o hacer posible la alimentación, por ello es esencial una buena estimulación ¿y qué mejor estimulador que los propios padres?

El desarrollo del bebé está custodiado por los padres, ellos son los responsables de su evolución. Por ello en el post de hoy dictaremos una serie de pautas a seguir para fomentar una buena comunicación en los bebés para que desarrollen un buen uso del lenguaje y sean capaces de afrontar diferentes situaciones y relaciones personales:

  1. La actitud de los padres frente al balbuceo del niño debe ser motivadora. Deben hablarle con frecuencia y contestar a las emisiones vocálicas (incluso repetirlas varias veces)simulando una conversación. Así el niño tomará como referencia el tipo de conversación, con los sonidos usados y los turnos de palabra. Siempre usando una tonalidad e intensidad de voz apropiada y modulada.
  2. En la comunicación no solo aparece el habla. Las expresiones faciales suelen transmitir más información incluso que el propio mensaje oral. Durante la interactuación se debe hacer uso de expresiones faciales exageradas para llamar la atención del niño, así éste las imita y las incluye en su registro.
  3. Losbebés, desde una edad muy temprana, ya son capaces de reconocer personas por el rostro y olor. En el momento en el que el bebé toma contacto con una persona ajena y éste llora no debe ser motivo de retirada. El niño se está comunicando, llora ante una situación/persona desconocida. Debe afrontarla y conocerla para poder adaptarse a ella, tranquilice al bebé y hágale sentir cómodo.
  4. Evitar sobreprotección. Cuando el niño sea capaz de comunicarse con emisiones más complejas (encadenación de sílabas/palabras) evitar ser su “traductor”, ha de ser él mismo quien se exprese. En cualquier ámbito, la sobreprotección puede provocar grandes inseguridades el futuro del niño.
  5. El hecho de dejar al niño expresarse libre, sin la “traducción” de los padres, no significa que una expresión mal hecha o incompleta no deba ser corregida. Ante todo estamos educando al niño y enseñándole a usar un buen lenguaje comunicativo, siempre empleando mucho cariño, complicidad, seguridad y afectividad entre padres e hijos.
Compartir
Olga Bermúdez
Logopeda. Forma parte los colectivos AMIRAX, Centro de Fisioterapia Infantil "Poquito a Poco" y "Centro Psicopedagógico AS" en Málaga y Marbella.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here