Golpe de estado

La familia Dwyer se traslada a una zona de Asia del este por negocios. A la mañana siguiente de su llegada al hotel, estalla un golpe de estado y los rebeldes eliminan a todos los huéspedes del alojamiento, por lo que comenzará una huida extrema a fin de poder salvar sus vidas.

Reparto

Owen Wilson es Jack Dwyer

Lake Bell es Annie Dwyier

Pierce Brosnan es Hammond

Dirección

John Erick Dowdle (La trampa del mal)

Impresiones

Supone la primera película de Dowdle fuera del terror y nos traslada a una zona de Asia de la que suponemos (no se dice en ningún momento de la película) que se trata de Tailandia, aunque si precisáramos, tampoco sería exacto al no limitar con Vietnam a través del río que nos indican en la película. Así que lo dejaremos simplemente en una zona de Asia. De éste modo entramos en situación observando a la familia Dwyer, donde el cabeza es enviado por una empresa para unas negociaciones sobre el control del agua. En su camino se encuentra con un “extraño” personaje inglés que aparece y desaparece para volver a aparecer en el momento justo. Es Pierce Brosnan, quien en tan solo dos apariciones llena la pantalla con su nervio, recordándonos que fue Bond durante una época. Sin embargo, en su contra, o más bien en contra del director que es también co-guionista, diré que se le ve el plumero y sus apariciones son de lo más previsible.

Sin embargo, No Escape, titulada en España como Golpe de Estado, supone un entretenimiento que mantiene el ritmo. Contiene algunas escenas de suspense y frenetismo que nos dejarán pegados a la butaca, y lo mejor de todo es que nos pondrá lo suficientemente nerviosos como para agarrarnos bien y no despegar la mirada. Lástima que ésto solo ocurra en los primeros momentos del ataque, ya que lo que parecía un trabajo realista -por el hecho de sufrir un ataque en un país extranjero, tan al día como ocurre en las noticias- acaba por convertirse en un espectáculo de ficción con escenas imposibles -lo cual es de agradecer-, y por tanto, resta toda credibilidad. ¿Es ésto malo? Si hacemos un pacto de ficción, no, pero si nos pretenden vender una historia con un caso que bien podría ocurrir en cualquier momento, no puedes venderme la moto y recrearte en escenas de saltos imposibles de hijos y similares.

Por otra parte, el hecho de que quede en segundo plano la razón del ataque y que dediquen a ésto tan solo un par de minutos, da a entender que la cinta se ha querido vender más como un producto de acción más que una historia de conciencia. Y es que cuando el personaje de Pierce Brosnan da la respuesta al ataque, nos damos cuenta que ese breve resumen es más mortífero que cualquier epidemia. El poderoso quiere derribar al pequeño con dinero, para obtener su territorio y lograr con ésto ser líder del mundo, y eso es algo que ocurre a día de hoy de la misma manera, sin importar lo que piensen sus ciudadanos. De ahí que hasta en cierto modo veamos “justa” la reacción de los rebeldes. Claro, justa, pero sin esa violencia voraz.

Owen Wilson y Lake Bell están a la altura e incluso las niñas cumplen en su rol de niñas obedientes ante el peligro. Wilson muestra una vez más que es un actor capaz fuera de la comedia. Ya lo vimos en la entretenida Tras la línea enemiga y ahora lo vemos de hombre preocupado por su cabeza y sobre todo, por su familia. Por otra parte, la banda sonora de Marco Beltrami y su mano derecha, Buck Sanders, es una pieza que conjuga a la perfección tanto la tensión como la acción. En resumidas, No Escape (Golpe de estado) es una película entretenida que cumple su cometido, pero no deja de ser un trabajo convencional como otros tantos que nos llegan cada año.

Compartir
Dante Martín
Apasionado de la música y el cine desde su niñez. Director-Redactor de la web de cine www.cinebso.net. Tiene su propia banda de música con la que sigue en activo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here