El habla interna

Tranquilo, no estás loco, todos oímos en algún momento esa voz en nuestra cabeza. Piaget lo llamaba “lenguaje egocéntrico”, Vygotski “lenguaje para sí”, Flavell y Kohlberg “habla privada”, yo prefiero referirme a esa voz como “habla interna“.

El habla interna es el modo que tenemos de comunicarnos con nosotros mismos. Cuando recordamos, memorizamos, leemos, reflexionamos, nos arrepentimos o cuando imaginamos activamos ese habla interna. Es un método de autorregulación del pensamiento, la conducta y preparador del discurso. Cuando algo nos preocupa, atormenta o nos excita solemos recurrir a él para solucionar problemas, comprender, buscar alternativas, orientar la mente, disfrutar de experiencias pasadas o futuras y simular nuevas a nuestro antojo.

Esa libertad de habla infinita que tenemos en nuestra cabeza no se sabe con certeza a qué edad se inicia. Vygotsky refería el habla interna como una cualidad humana de carácter social organizado en forma de diálogo derivado de los requisitos del habla en la interacción social, con lo cual el comienzo del habla interna es totalmente dependiente del aprendizaje y uso del lenguaje oral, esto significa que hasta los 3 años no comenzaríamos a razonar como lo hacemos ahora, con el “diálogo mental”.

Piaget propuso otra hipótesis que indicaba que el inicio del habla interna es independiente al desarrollo del lenguaje oral, se inicia con el aprendizaje de experiencias a base de la exploración que hace el niño en su entorno, por lo tanto este habla se considera de carácter no social. Sin embargo ese habla interna ha de pasar previamente por tres fases: el pensamiento Autista, el Egocentrismo y el pensamiento Social y lógico.

El pensamiento Autista se refiere a la etapa inicial del pensamiento, en la niñez, un pensamiento irreal y narcisista que busca la satisfacción personal a través de alguna acción, representado mediante imágenes y no lenguaje per se. La influencia de la presión social hace que ese pensamiento se vaya haciendo cada vez más realista, adaptando ese pensamiento Autista en uno Egocéntrico, participando en la actividad del niño, facilitando la transición del habla externa a la interna. A los 7-8 años el egocentrismo se interioriza interfiriendo en las actividades del infante, así pues el niño expresa su egocentrismo verbalmente, mientras que un adulto no lo manifiesta, sino que lo expresa a través del pensamiento interno; he aquí el inicio del pensamiento Social lógico.

¿Piaget o Vygotsky? ¿Quién responde al origen del habla interna?

Creo que no es tan importante el origen como su uso. El pensamiento es infinito, si no queremos perdernos en él debemos saber administrarlo. La mayoría de las veces nos martirizamos por errores que hemos cometido, rumiamos sin parar sobre asuntos que nos preocupan o asustan adentrándonos en la obsesión o incluso en la depresión. Otras veces imaginamos por encima de nuestras posibilidades y caemos en la decepción de uno mismo. Las inseguridades y las autoexigencias florecen con el mal uso del habla interna.

Recordad que somos afortunados por ser humanos, somos afortunados porque somos una especie que ha conseguido crear una comunicación con una herramienta infinitamente versátil y compleja. Si hemos conseguido evolucionar como especie ha sido gracias al uso del lenguaje en comunidad. Ahora es el momento de evolucionar como persona, usemos el lenguaje para con nosotros mismos, para comprender la realidad, adaptarnos a ella y vivirla.

Compartir
Olga Bermúdez
Logopeda. Forma parte los colectivos AMIRAX, Centro de Fisioterapia Infantil "Poquito a Poco" y "Centro Psicopedagógico AS" en Málaga y Marbella.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here