Donde no vivimos

Donde no vivimos queda entre tu casa y la mía. A sólo un tabique de distancia. Anoche vi que te acurrucabas contra la pared para escuchar a nuestros vecinos. Luego me preguntaste por qué no somos igual de felices. Disfrazado de gato, esta mañana he surcado la cornisa con ojos de espía. Porque se nos parecen tanto. Demasiado. Allí donde no vivimos eres rubia. Y yo no necesito gafas para saberlo. Y tenemos dos niñas, María y Sara, y un niño, el pequeño Javier. Me gusta cómo ríes donde no vivimos.
Si quieres leer otros cuentos, visita el blog El periodista salvaje:
http://elperiodistasalvaje.blogspot.com.es/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here