Disminución del 30% del salario de los concejales

El nuevo equipo de Gobierno hacía público el estado de cuentas del Ayuntamiento de Rincón de la Victoria ayer en una rueda de prensa en la que la alcaldesa del municipio, Encarnación Anaya, y el concejal de Economía y Hacienda, Antonio Moreno  desglosaron la totalidad de la deuda que a día de hoy sufren las arcas municipales  que asciende actualmente a 73.4 millones de euros, y existe una falta de liquidez de 8,4 millones de euros.

Tras repasar el estado de la deuda municipal se pudo conocer las distintas medias que desde el Consistorio se pondrán en marcha para afrontar la disminución de la misma.

Entre éstas está la disminución de un 30% en el salario de los concejales; la disminución del número de cargos de confianza, de 6 se pasará a 4, y hacer efectivo el cobro de liquidaciones y pagos pendientes que el Ayuntamiento pueda tener con distintos proveedores y morosos reflejados en la bolsa de fraude municipal. De igual manera se tratará de disminuir en la medida de lo posible el gasto no obligatorio.

En definitiva, con las reformas presupuestarias se pretende bajar la deuda de los actuales 73,4 millones a unos 38 millones. Deuda que en el último tramo del mandato del Partido Popular aumentó en 10 millones.

Desglose de la deuda

El interventor municipal, Gaspar Bokesa, también estuvo presente para profundizar en los detalles de cada uno de los elementos que componen el actual estado de cuentas municipales. Según explicaron la deuda municipal se compone de los siguientes elementos: deuda financiera que el consistorio mantiene con diversas entidades bancarias asciende a 59,8 millones de euros. Esto, sumado a la deuda comercial contabilizada, 8,6 millones de euros, a la deuda comercial no contabilizada, 3,1 millones de euros, y a la deuda diversa, 1,9 millones de euros; lo que hace un total de 73,4 millones de euros.

En lo referente a la deuda financiera, el total de la deuda hace referencia a una serie de préstamos contraídos con entidades bancarias con el fin de pasar la deuda comercial a deuda financiera a pagar en 10 años, es decir, el Ayuntamiento ha hecho frente a distintos pagos a proveedores mediante la adquisición de préstamos.

La deuda comercial contabilizada es el total que está pendiente de cobro por parte de proveedores y Junta de Andalucía entre otros.

En cuanto a la deuda comercial no contabilizada se expuso que es una deuda derivada de la gestión de las diversas áreas municipales siendo Medio Ambiente y Servicios Operativos las que más han contribuido al ascenso de esta partida de la deuda.

Por parte de la deuda diversa están pendientes de cobros la adquisición de palmeras para La Cala del Moral así como la compensación económica que el consistorio debe abonar al antiguo propietario del terreno conocido como “Baluma” también en La Cala del Moral y expropiado por el Ayuntamiento rinconero.

Según expresaba el interventor municipal el incremento de esta deuda  se ha visto agravado por la bajada de ingresos municipales que no ha ido en consonancia con la bajada de gastos. Es decir, se ha dejado de hacer ingresos pero el nivel de endeudamiento apenas ha disminuido. “En el pasado el Ayuntamiento hacía unos ingresos de 10 millones de euros anuales derivados de operaciones urbanísticas en tiempo de bonanza, hoy en día no se llega ni al medio millón” explicaba el interventor.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here