¿Deberes sí deberes no?

La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (CEAPA) proponía una “huelga” de deberes los fines de semana de noviembre para que los progenitores “recuperasen el tiempo familiar con los hijos e hijas”. Los diferentes agentes implicados en la educación opinaban en los medios, los profesionales de la psicología y la pedagogía también tenían qué decir, los profesores, por supuesto, y en medio los niños y niñas. ASÍ ES trae el debate a Rincón de la Victoria porque la polémica está servida.

Myriam Martínez es maestra en pedagogía terapéutica y no se decanta por el sí o el no a los deberes, si no que explica que dependerá de la edad del niño, aunque “antes de cuarto de primaria está contraindicado”. “Es bueno marcar una rutina para cuando sea adulto y también enseñarle que hay cosas que hacemos en nuestro trabajo que no nos gustan y siempre debe ser algún ejercicio para refrescar lo aprendido y no para completar lo que no ha dado tiempo en la hora de clase”, explica Martínez.

Sin tiempo libre

Myriam asegura que “con las cinco horas de clase, el esfuerzo ya está más que completado en la jornada, por lo que los deberes no tendrían que pasar la hora y media, ya que además, la mayoría de los niños lo compaginan con múltiples actividades extraescolares que les ocupan toda la tarde porque hay que ser bueno en todo: inglés, música, deporte, baile…”.

Tantas actividades llegan a cansar o frustrar a los niños, porque parece que hay que ser bueno en todo, también haciendo los deberes y si se te olvidan….Esto parece que ya no pasa con los grupos de wassap de los padres donde a veces se pone a diario qué tarea llevan a casa cada día para aquellos que siempre han sido más despistados.

Así lo cuenta Alicia Navas, madre de una alumna de 6º de primaria, que sí que lo tiene claro: no a los deberes. Y junto a otras madres de clase, dice que se lo han hecho saber a los diferentes tutores por los que han pasado sus hijos, especialmente para el fin de semana.

“Hasta este curso no han tenido mucha tarea para casa y ahora parece que sí porque el año que viene pasan al instituto y tienen que acostumbrarse pero a veces supone también una carga para los abuelos, por ejemplo, cuando las mamás trabajamos por las tardes y los dejamos con ellos”.

Al otro lado están los docentes. En este caso el modelo educativo que se lleva a cabo en el CEIP Josefina Aldecoa sí que contempla de alguna forma ese tiempo de deberes aunque no tengan nada que ver con el modelo tradicional de completar ejercicios o memorizar lecciones.

Protagonistas

David Rodríguez es profesor de cuarto de primaria en este colegio y cuenta cómo sí se les pide a los niños y niñas que investiguen en su casa, que se hagan preguntas, realicen alguna búsqueda con sus padres o que escriban una redacción, pero se huye de los clásicos ejercicios de lengua o matemáticas.

“Nuestro modelo toma al profesor como un tutor del procedo de enseñanza más que una figura que da clases magistrales. Lo que se intenta es despertar la curiosidad, el interés y la participación de los alumnos para que el aprendizaje cale más y ellos sean los protagonistas de su educación. En ese sentido sí hay tareas puntuales para casa pero sin necesidad de que les ocupen toda la tarde y procurando dejar libre el fin de semana”, asegura Rodríguez.

El sistema falla

“Realmente el problema está en que el sistema educativo porque no se personaliza el aprendizaje para cada alumno. Lo que puede ser bueno y de refuerzo para unos, para otros es una sobrecarga de responsabilidad que puede llegar a agotar”, así lo explica la psicóloga Zaida Estévez.

Lanza la pelota al tejado de los padres y madres y asegura que la solución no está en crear una crisis de autoridad de los profesores y un enfrentamiento con ellos, si no en entrenar a los niños en la responsabilidad que deben asumir en función de su edad a la hora de realizar unas tareas por sí solos y en caso de duda, perder el miedo a consultar en clase. Además, insiste en que la “huelga” debería ser para reclamar más recursos para una educación más personalizada y mejor.

Compartir
Victoria Contreras Blancas
Periodista con más de siete años de experiencia en medios y comunicación institucional en Málaga y Rincón de la Victoria. Co-fundadora de La Voz de Hoy en septiembre de 2012 con el objetivo de dar un espacio de información, opinión y participación a la ciudadanía. Sin periodismo no hay democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here