David Delfín, el diseñador de moda malagueño más universal

El pasado 18 de noviembre el Ministerio de Cultura otorgó el Premio Nacional de Diseño de Moda 2016 al artista David Delfín (Ronda, 1970). El jurado argumentó que “David Delfín ha logrado traspasar las barreras entre la moda y el arte, los géneros y las generaciones, lo comercial y lo artístico”. Ciertamente este último punto es el más complicado de conseguir, pues ante todo la moda es un negocio que mueve millones de euros en nuestro país. Pero seguramente lo más interesante y lo que le ha llevado a conseguir este reconocimiento tiene que ver con su “artisticidad”.

Para entender la grandeza del malagueño hay que romper con la obsoleta diferenciación entre moda y arte planteada por el jurado. La moda implica un mercadeo como también viene implícito en la pintura, la escultura o la arquitectura. Sus precios no tan astronómicos juegan en su contra, la hacen más cercana al público y menos aurática. Sin embargo, el proceso creativo de ésta la aleja de ser una artesanía para llegar a ostentar la categoría de arte. Por tanto, no es que David Delfín haya roto esa barrera, sino que con sus colecciones ha conseguido concienciar a los más escépticos de que la moda se inserta dentro del arte.

Diferentes generaciones de ambos géneros se han puesto de acuerdo en encumbrar al artista. Si algo tiene David Delfín es una legión de fanáticos que siguen sus desfiles con fidelidad. Y recordemos que para que algo sea considerado patrimonio necesita el reconocimiento de gran parte de la sociedad. Su capacidad de no dar puntada sin hilo, de no crear un patrón sin un discurso detrás, invita a sus seguidores a emocionarse con su obra y apasionarse con su mundo interior. Como él mismo defiende, sus diseños parten de “ideas y emociones”, intereses y sentimientos que se ven plasmados en sus creaciones.

Otro de los puntos señalados que ha supuesto la victoria del premio ha sido “la audacia, valentía y compromiso social de su obra, con una señalada identidad española que desarrolla un universo vanguardista propio”. David ha sabido mezclar su pasión por Joseph Beuys, Andy Warhol o Louise Bourgeois, con su idolatría hacia Marisol, Lola Flores o Alaska. El resultado es la materialización del eclecticismo más español, fundamentado en la teoría del arte más controvertida y universal. Conjunción que convierte a David Delfín en un genio. Aportaciones que lo soslayan como el diseñador de moda malagueño más internacional.

Compartir
Ismael Amaro Martos
Licenciado en Historia del Arte y Máster en Desarrollos Sociales de la Cultura Artística. Investiga sobre diseño de moda, historia del traje y tejidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here