¿Qué tengo que hacer cuando recibo una herencia?

Primero tenemos que saber si hay o no testamento, para ello hay que pedir un certificado de actos de última voluntad (y seguros de vida). Una vez que lo sepamos tendremos que aceptar o rechazar la misma. Normalmente aceptamos a beneficio de inventario. Esto significa que se hace un inventario de los bienes y, en función del activo y del pasivo, la persona decide si admite o no la herencia. En este caso, sólo responde de las deudas con los bienes que herede, no con los suyos propios.
Qué impuestos tengo que pagar y cuándo
El impuesto de Sucesión en el plazo de 6 meses, prorrogables por otros 6 meses si se solicita antes del quinto mes, y plusvalía municipal. El derecho de la Administración a exigir el impuesto prescribe a los 4 años y 6 meses desde el fallecimiento.

En cuánto puede salir cara una herencia
Entran en juego muchas variables como el valor de los bienes, el grado de parentesco, el patrimonio que tengamos, y además va a depender de donde vivamos.

Como todos sabemos hay diferencias tributarias entre las distintas autonomías y dos contribuyentes que cobran el mismo sueldo, que reciben la misma herencia o se compran una casa por un determinado precio pagarán más o menos impuestos dependiendo de la comunidad donde residan.

Actualmente, y según cálculos realizados por el REAF(organismo del colegio de Economistas asesores fiscales), un contribuyente que hereda 800.000 euros de su padre, de los cuales 200.000 euros corresponden a la vivienda habitual, deberá pagar más de 160.000 euros en Andalucía, Asturias o Murcia. En cambio, la factura fiscal para este mismo supuesto no alcanzará los 2.000 euros en La Rioja, Murcia o Madrid.

Cada Comunidad Autónoma tiene un impuesto de sucesiones diferente, es decir sobre la legislación estatal de mínimos la comunidad autónoma puede legislar sobre reducciones y bonificaciones a aplicar. En cada comunidad esto se hacia normalmente a los personas residentes dentro de la misma, no aplicándose a los no residentes en esa comunidad, hasta hace poco en la que la STC de 18 de marzo de este año ha dicho que es inconstitucional y se vulnera el principio de igualdad.

En Andalucía, el legislador, utilizando la significativa denominación de «mejora» autonómica, ha ampliado la reducción estatal del 95% en la adquisición mortis causa de vivienda habitual por cónyuge, descendientes y ascendientes, hasta el 99,99% cuando constituya, además, la residencia habitual del adquirente. Ha dejado libre de gravamen la herencia cuando el adquirente sea descendiente, ascendiente o cónyuge, siempre que el valor de lo recibido no exceda de 175.000 euros y su patrimonio preexistente no sea superior a 402.678,11 euros. Ha mejorado la reducción por adquisición de empresa individual o negocio profesional ampliándola a ascendientes y colaterales hasta el tercer grado aunque existan descendientes, e incluso a extraños cuando tengan relación laboral o de prestación de servicios con la empresa o negocio profesional. Y, si la empresa o negocio profesional tiene el domicilio fiscal en Andalucía, la reducción estatal del 95% se amplía al 99%. Sin embargo, aumentó la tarifa general, a partir de 398.777,54 euros, siendo hoy de las más elevadas de España cuando el valor de la adquisición hereditaria supere aquella cifra.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea condenó recientemente a España por discriminar a los no residentes europeos en el tributo. La sentencia del pasado 3 de septiembre de 2014 ordenó modificarlo por considerar que atentaba contra el Tratado de la Unión Europea debido a la aplicación de un trato distinto a los residentes españoles frente a los que residan en Europa. Si bien el impuesto se ha rectificado, la discriminación persiste para residentes con fronteras más allá de la UE, o del espacio económico Europeo( Islandia, Noruega y Liechtenstein).

Por ejemplo, en el caso de que fallezca un contribuyente madrileño y deje un piso a cada uno de sus dos hijos, si uno de ellos reside en España y el otro habita en territorio extracomunitario, este último va a pagar más por la herencia. El Estado español se ha visto obligado a modificar la legislación de modo que no existan discriminaciones entre residentes y no residentes. De esta manera, los cónyuges, descendientes y ascendientes no residentes o que hereden de no residentes en España pagan ahora lo mismo que los residentes.

Recientemente se ha publicado una sentencia del TC de 18 de marzo de 2005. El caso era el de una familia valenciana, en este caso era una herencia importante del año 2010 ,una persona deja una herencia de 841.999 euros a cada uno de sus tres hijos. En estas situaciones, los herederos deben tributar por el impuesto sobre sucesiones y donaciones vigente en la comunidad en la que vivía el fallecido. Dos de los hijos residiann en Valencia y les salió una cuota a pagar de unos 2.000 euros. El tercer heredero, en cambio, residía en otra comunidad y debía abonar 202.210 euros por el impuesto. La abultada diferencia se explica porque la legislación valenciana de ese momento incluía una bonificación del 99% para herencias entre familiares directos, aunque el beneficio se limitaba a residentes de esa comunidad.

Por Rocío Postigo

II PARTE EL MARTES 10 DE NOVIEMBRE

Compartir
Aelax Abogados
Grupo de abogados en la Axarquía con dilatada experiencia que nace a raíz de la Oficina de Intermediación Hipotecaria. Nuestro teléfono: 951 247 301

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here